Clinton Portis y otros dos exjugadores de la NFL se declaran culpables de un plan multimillonario de fraude a la atención médica

0
42

(CNN) — El dos veces corredor del Pro Bowl, Clinton Portis, y otros dos exjugadores de la NFL se declararon culpables por sus roles en un esquema de fraude de beneficios de atención médica a nivel nacional para presentar reclamos falsos por pagos por un total de alrededor de US$ 3 millones, dijo el martes el Departamento de Justicia.

Portis, Tamarick Vanover y Robert McCune admitieron haber participado en un plan para estafar el plan de beneficios de atención médica para jubilados de la liga, que proporciona reembolso libre de impuestos a exjugadores y sus familias por gastos médicos de bolsillo que no están cubiertos por el seguro, dijo el departamento.

Los fiscales dijeron que McCune, quien jugó ocho partidos en cuatro temporadas de la NFL, fue el cerebro.

«McCune orquestó el fraude a nivel nacional, que resultó en aproximadamente US$ 2,9 millones en reclamos falsos y fraudulentos que se presentaron al Plan y el Plan pagó aproximadamente US$ 2,5 millones en esos reclamos entre junio de 2017 y abril de 2018», dijo el Departamento de Justicia.

Hasta la fecha, 15 exjugadores se han declarado culpables de los cargos relacionados con el plan, dijeron los fiscales.

McCune, de 40 años, se declaró culpable de varios cargos el 24 de agosto. El exapoyador que estaba en las listas de Baltimore, Miami y Washington, será sentenciado el 19 de noviembre.

publicidad

McCune enfrenta una pena máxima de 20 años de prisión por conspiración para cometer fraude electrónico y fraude de atención médica, 10 años por cada cargo de fraude de atención médica, 20 años por cada cargo de fraude electrónico y dos años por cada cargo de robo de identidad agravado.

Robert McCune en un juego de pretemporada de 2009 mientras intentaba formar parte del roster de los Cleveland Browns.

Portis, 40, y Vanover, 47, se declararon culpables el viernes de conspiración para cometer fraude en la atención médica y acordaron pagar la restitución total al plan de salud.

Portis, quien supuestamente ganó más de US$ 43,1 millones durante su carrera de nueve años con Denver y Washington, era conocido por usar trajes coloridos, pelucas y lentes de sol de gran tamaño en entrevistas con los medios. Pero después de retirarse con un récord de casi 10.000 yardas por tierra, se declaró en bancarrota y se convirtió en uno de un sorprendente número de exjugadores de la NFL que se arruinaron después de sus carreras como jugador.

Portis será sentenciado el 6 de enero, según las previsiones.

Vanover, quien pasó cinco temporadas como regresador de patadas y receptor abierto con Kansas City y una con San Diego, está programado para ser sentenciado el 22 de enero.

Cada uno enfrenta una pena máxima de 10 años de prisión.

Según el comunicado de prensa del Departamento de Justicia, Portis y Vanover se declararon culpables dos días después de que un juicio en su contra resultó en un jurado colgado y un juicio nulo por ciertos cargos contra Vanover. Se había programado un nuevo juicio por los cargos contra Portis y Vanover que comenzaría el martes.

McCune, el tercer acusado, se declaró culpable de todos los cargos en su contra el segundo día del juicio.

CNN se ha comunicado con los abogados de los tres hombres, pero no ha recibido ninguna respuesta.

Tamarick Vanover fue un receptor abierto y regresador de patadas para los Kansas City Chiefs en la década de 1990.

Cómo supuestamente funcionó el plan

El plan, que duró de junio de 2017 a diciembre de 2018, generó más de US$ 3,9 millones en reclamos falsos y fraudulentos, de los cuales el plan pagó más de US$ 3,4 millones, dijeron los fiscales en 2019.

El Plan Gene Upshaw de Cuenta de Reembolso de Salud para Jugadores de la NFL se estableció como parte del acuerdo de negociación colectiva de 2006 entre la NFL y la Asociación de Jugadores de la NFL.

Según las acusaciones, los exjugadores presentaron reclamos falsos por equipos costosos, incluidas cámaras de oxígeno hiperbárico, máquinas de ultrasonido diseñadas para el consultorio de un médico para realizar exámenes de salud de mujeres y dispositivos de terapia electromagnética para caballos.

Los reclamos fueron de alrededor de US$ 40.000 a US$ 50.000 cada uno, dijeron los fiscales. Se basaron en facturas fabricadas, recetas y cartas médicas, dijeron los fiscales.

Además, algunos acusados reclutaron a otros jugadores retirados para que participaran en el plan a cambio de sobornos que iban desde unos pocos miles de dólares hasta US$ 10.000 o más por reclamo, dijeron los fiscales.

McCune y Buckhalter incluso llamaron a la línea telefónica del plan de beneficios de salud y se hicieron pasar por otros jugadores para verificar el estado de las reclamaciones, dijo el Departamento de Justicia en 2019.

La compañía de seguros de salud Cigna señaló anomalías en los tipos de reclamaciones que se presentaban y refirió el fraude a los investigadores federales, dijo el entonces fiscal general adjunto Brian Benczkowski.

Eric Levenson y Jill Martin de CNN contribuyeron a este informe.