Cirujanos del hospital Loayza restauran el sistema digestivo de un paciente de 46 años

0
29

Los cirujanos Hospital Nacional Arzobispo Loayza (HNAL) lograron realizar una operación exitosa al reemplazar el esófago y estómago del tubo digestivo a un paciente de 46 años, quien volvió alimentarse con normalidad, luego de estar conectado mediante una sonda de alimentación por dos años.

Así lo informó el doctor Carlos Otiniano Alvarado, jefe del Servicio de Cirugía 6-I del mencionado nosocomio perteneciente al Ministerio de Salud (Minsa).

Se trata del paciente Juan Santa María Ramos, procedente de la ciudad de Chiclayo, quién llegó en octubre del año pasado al hospital con un diagnóstico de estrechez larga del esófago torácico y estómago que se encontraba cerrada e impedía el paso de los alimentos, como consecuencia registró una desnutrición calórica-proteica, llegando a pesar cerca de los 35 kilos.

Tras la evaluación, los profesionales del HNAL, se decidió someter al paciente al procedimiento quirúrgico de Reconstitución de Tránsito Esofágico con Interposición de Colon Izquierdo, comentó Otiniano.

“Estas cirugías son poco frecuentes, además de ser bastante complejas, ya que abarcan 3 segmentos del cuerpo humano como: cuello, tórax y abdomen, sin dejar de lado lo complejo de la intervención que es lograr que un órgano mantenga su vitalidad y reemplace las funciones de otro órgano”, anotó.

Por su parte, Eligio Yzquierdo Villanueva, especialista en cirugía abdominal y aparato digestivo, indicó que, no se podía usar el esófago, que es la primera parte del tubo digestivo, por lo que se procedió a realizar su reemplazo funcional por otro órgano. 

“Se utilizó parte del colon izquierdo como un bypass, que fue ascendido por detrás del esternón hasta el cuello, logrando su unión con el esófago cervical, además de mantener la irrigación sanguínea del colon y de esa manera se logra facilitar el tránsito de los alimentos por el tubo digestivo”.

La cirugía duró alrededor de 6 horas, teniendo un resultado exitoso con buena evolución del paciente, quien tras 2 días pudo iniciar su alimentación con dieta líquida y luego de una semana comer alimentos blandos. 

Yzquierdo Villanueva, agregó que son importantes los chequeos posteriores para corroborar el correcto funcionamiento de los órganos.

“Actualmente, después de 7 meses de la cirugía, el señor Santa María Ramos pesa alrededor de 65 kilos, casi el doble del peso con el que llegó, consume sus alimentos por la boca de forma adecuada y mantiene una vida saludable”, indicó.

La cirugía se llevó a cabo mediante un abordaje multidisciplinario donde intervinieron especialidades como: Gastroenterología, y Radiología con el apoyo al diagnóstico del paciente. Cirugía de Cabeza y Cuello, para el abordaje del esófago a nivel del cuello, donde se encuentran estructuras anatómicas bastante delicadas como nervios y vasos sanguíneos.

Más en Andina: