Así fue cómo Alexander Smirnov, una fuente confiable del FBI, se convirtió en el centro de un escándalo político en Washington

0
44
Huaral Pe

(CNN) — Alexander Smirnov fue inicialmente apreciado por el FBI como una fuente sólida que tenía relaciones con empresas extranjeras corruptas y funcionarios gubernamentales, pero su atractivo creció cuando reveló que también tenía conexiones con servicios de inteligencia extranjeros, según múltiples fuentes.

La gestión de Smirnov por parte del FBI está siendo objeto de un nuevo escrutinio después de que se determinó que una de las fuentes pagas de larga data del buró estaba difundiendo información falsa sobre el presidente Joe Biden y su familia.

Fiscales dicen que Smirnov fue la fuente de las falsas acusaciones de que los Biden recibieron US$ 10 millones en sobornos a cambio de favores para beneficiar a una compañía energética ucraniana, Burisma, mientras que el hijo del presidente, Hunter, era miembro remunerado de la junta. Smirnov ahora afirma haber obtenido parte de su información sobre los Biden a través de funcionarios de inteligencia rusos, según documentos judiciales.

El exinformante pagado enfrenta cargos penales por mentirle al FBI y falsificar documentos. Aún no se declaró culpable.

Pero el FBI sospechaba ya de alguna parte de la información de Smirnov en 2020, y durante sus años trabajando como informante pagado, no hay indicios de que se haya sometido al polígrafo, según una persona informada sobre el asunto.

publicidad

Un polígrafo es una forma estándar en que la oficina evalúa las fuentes. En algunos casos, se sabe que la oficina evita el uso de polígrafos si una fuente confidencial también está trabajando con otra agencia de inteligencia estadounidense, dicen funcionarios actuales y anteriores.

La saga de Smirnov se remonta a otro notorio informante de toda la vida, Christopher Steele, cuya relación con el FBI salió mal por acusaciones explosivas no verificadas sobre los vínculos del candidato Donald Trump con Rusia.

Ambos informantes tenían una reputación venerada dentro del FBI, y ambos presentaron crudas acusaciones no corroboradas contra un importante candidato presidencial y sus vínculos extranjeros supuestamente corruptos. Pero los dos no son lo mismo; Smirnov ahora está acusado de mentir criminalmente a la oficina, mientras que Steele fue investigado por potencialmente hacer lo mismo pero nunca enfrentó cargos.

Los funcionarios del FBI siguen creyendo que es posible que ambas cosas sean ciertas: que Smirnov proporcionó información legítima y valiosa en investigaciones criminales a lo largo de los años y que mintió sobre los sobornos de Burisma en parte debido a su antipatía contra los Biden.

Smirnov comenzó a trabajar para el FBI como informante en 2010, según registros judiciales. Proporcionó información al mismo responsable durante más de una década, y los documentos judiciales dicen que su relación era lo suficientemente profunda como para que los dos eventualmente hablaran casi a diario.

Desde el principio de su relación, el responsable de Smirnov supo que tenía asociaciones con funcionarios de gobiernos extranjeros. Cuando más tarde informó sobre interacciones con agencias de inteligencia extranjeras, el FBI se dio cuenta de que la posible ventana que ofrecía Smirnov a esas actividades de inteligencia también era valiosa, dijeron personas informadas sobre el asunto.

El FBI también sabía que Smirnov trabajaba como fuente para los servicios de inteligencia israelíes y otros servicios de inteligencia estadounidenses, dijeron las personas informadas sobre el asunto.

hunter biden

Smirnov entregó información falsa sobre el presidente Joe Biden y su hijo Hunter, que aparece en el centro en esta foto. (Crédito: Kent Nishimura/Getty Images)

Cronología de la información que entregó Smirnov

A medida que los fiscales hicieron públicas las supuestas mentiras de Smirnov, la cronología de lo que dijo y lo que los investigadores, fiscales y políticos creían ha sido objeto de un renovado escrutinio por parte de los legisladores que dicen que el FBI tiene más que explicar.

Antes de la semana pasada, ni siquiera se sabía que Smirnov estaba detrás de las falsas acusaciones de soborno de Biden. E incluso cuando los fiscales transmiten sus supuestas afirmaciones de vínculos con la inteligencia rusa, no han proporcionado pruebas para corroborar que ahora esté diciendo la verdad.

El verano pasado, los informantes del FBI habían dicho en privado a miembros del Congreso que Smirnov había proporcionado previamente información creíble en varias investigaciones, dijeron los legisladores.

Pero la oficina estaba en un aprieto: los informantes advirtieron a los legisladores que el documento, conocido como 1023, que contenía las acusaciones de Smirnov contra los Biden también incluía información de inteligencia cruda y no corroborada que no debería hacerse pública. Pero al menos un legislador ya tenía el documento, y los republicanos de la Cámara de Representantes amenazaban al FBI por su resistencia a entregarlo.

Ahora quedan varias preguntas clave, la principal de ellas: si el FBI y al menos dos fiscales estadounidenses designados por Trump –Scott Brady en Pittsburgh y David Weiss en Delaware– sabían de la incapacidad del FBI para corroborar las afirmaciones de Smirnov, ¿por qué tardó hasta el verano pasado para que empezaran a desentrañar sus supuestas mentiras?

Ya en 2020, los investigadores del FBI consideraron sospechosas las afirmaciones de Smirnov sobre los Biden, en parte porque no pudieron corroborarlas y porque algunos sospechaban que no estaba diciendo la verdad sobre todas ellas, dijo una persona informada sobre el asunto. La nueva información de Smirnov también llegó en un momento en que el FBI y la comunidad de inteligencia estadounidense estaban conscientes de los esfuerzos rusos por sembrar desinformación sobre los Biden, parte de la cual se había hecho pública a través de Rudy Giuliani.

Mientras tanto, los republicanos del Congreso pasaron meses utilizando las acusaciones de Smirnov para alimentar sus investigaciones sobre Hunter Biden y, finalmente, lanzar una investigación de juicio político contra su padre.

Los riesgos de utilizar informantes

Un exfuncionario del FBI que manejaba fuentes confidenciales le dijo a CNN que el caso de Smirnov resalta los riesgos de utilizar informantes.

«Son un mal necesario», dijo el exfuncionario del FBI. “La gente tiene motivos ocultos para proporcionar información. Y… tu trabajo es equilibrar todo eso”.

Con un informante del calibre de Smirnov –uno que proporcione información sobre el presidente de Estados Unidos o funcionarios de alto nivel– los funcionarios del FBI saben que los riesgos son aún mayores.

«Todos contienen la respiración», dijo el ex funcionario sobre el manejo de una fuente confidencial particularmente sensible. “Hay una habitación llena de sogas y piensas: ‘Me voy a topar con una de ellas’”.

Una auditoría de 2019 de la gestión de los informantes por parte del FBI por parte del Inspector General del Departamento de Justicia encontró varias deficiencias en la forma en que el FBI utiliza a los informantes, incluso en el proceso de investigación de fuentes, cómo la oficina decide continuar utilizando informantes y cómo se monitoreó a los informantes a largo plazo.

Esas deficiencias incluyen “un riesgo de que los CHS no sean examinados ni priorizados adecuadamente”, encontró la auditoría, utilizando un acrónimo de fuentes humanas confidenciales o informantes.

Smirnov hizo acusaciones de pago por primera vez en 2020

En marzo de 2017, después de que terminó la administración Obama-Biden, Smirnov informó por primera vez de contactos con ejecutivos de Burisma, dicen los fiscales. El informante le dijo a su interlocutor que hubo una mención “breve y no relevante” de Hunter Biden durante una conversación que tuvo con el propietario de Burisma, pero que la conversación se centró en otras cosas.

Los informes de Smirnov fueron conmemorados en un formulario del FBI llamado 1023, que los agentes utilizan para registrar informes no verificados de informantes.

Años más tarde, en mayo de 2020, Smirnov supuestamente envió un mensaje de texto a su responsable del FBI diciéndole que Joe Biden “iría a la cárcel”. Smirnov supuestamente le dijo a su interlocutor que “obtendría esas grabaciones” de Hunter Biden diciéndole a Burisma que su padre “se ocuparía” del secretario de Justicia, una acusación que fue impulsada en ese momento por los principales aliados de Trump y agentes rusos.

Durante meses, dicen los fiscales, Smirnov no proporcionó ninguna información para respaldar sus acusaciones.

En junio de 2020, funcionarios del Departamento de Justicia encargaron al entonces fiscal estadounidense con sede en Pittsburgh, Scott Brady, que ayudara a revisar información del público “que pueda ser relevante para asuntos relacionados con Ucrania”. Como parte de su revisión, el FBI de Pittsburgh abrió una evaluación del documento que conmemora la discusión de Smirnov en 2017 con los ejecutivos de Burisma.

Es en este punto, alegan los fiscales, que Smirnov hizo por primera vez las explosivas acusaciones sobre los Biden. Smirnov le dijo al FBI que los ejecutivos de Burisma le admitieron en 2015 y 2016 que contrataron a Hunter Biden para “protegernos, a través de su padre, de todo tipo de problemas” y que habían pagado US$ 5 millones a cada Biden.

El FBI pidió a Smirnov que entregara documentos para determinar si la información que proporcionó era exacta. Los fiscales dicen que dos meses después, los miembros del FBI y los líderes del Departamento de Justicia acordaron que se cerrara su evaluación de las afirmaciones de Smirnov.

Pero, según su propio testimonio privado el año pasado ante la Comisión Judicial de la Cámara de Representantes, Scott Brady afirmó que fue “capaz de corroborar cierta información que fue representada por el CHS y está conmemorada en este 1023”, incluso a través de algunos registros de viaje que Smirnov había proporcionado.

Los fiscales dicen ahora que los registros de viajes de Smirnov se utilizarán como prueba contra él en su caso penal, demostrando que mintió sobre sus reuniones con ejecutivos de Burisma.

Brady dijo que creía que había “indicios suficientes de credibilidad” en aspectos del 1023 e informó a Weiss sobre el documento, según la transcripción de la entrevista. Brady dijo que le pidió al FBI que entregara el documento a la oficina de Weiss.

Weiss aparentemente mantuvo abierta esa investigación hasta julio de 2023, cuando el FBI se acercó a su equipo sobre “acusaciones relacionadas con” las afirmaciones de Smirnov. Para entonces, las acusaciones de Smirnov, aunque no se le atribuyeron públicamente, fueron puestas en el centro de atención política por los republicanos que promovieron implacablemente su historia de soborno a Biden.

Smirnov informó de más de una docena de reuniones o conversaciones con funcionarios rusos en 2023, según documentos judiciales.

En septiembre, seis años después de su informe original, Smirnov fue nuevamente entrevistado por el FBI sobre sus afirmaciones sobre los Biden. Los fiscales dijeron que “repitió algunas afirmaciones falsas, cambió su versión de otras afirmaciones y promovió una nueva narrativa falsa después de decir que se reunió con funcionarios rusos”.

Smirnov fue arrestado la semana pasada. Aún no declaró formalmente culpable, pero sus abogados han declarado que está luchando contra los cargos.

 

Huaral Pe