Arzobispo de Lima: “Que Dios nos acompañe en este camino de la Semana Santa” [video]

0
46

En el inicio de la Semana Santa y con la alegría de reencontrarnos con el Pueblo de Dios, el arzobispo de Lima, monseñor Carlos Castillo, hizo un llamado a vivir estos días reflexionando en la entrega generosa de Jesús, que entregó su vida de forma gratuita y dejó su espíritu para que aprendamos a ser el signo reparador de los males del mundo y de la historia.

“Que Dios nos acompañe en este camino de la Semana Santa. Y que todos nuestros deseos, nuestras maneras de plantear las cosas críticamente, sirvan como un aporte para mejorar nuestro país y nuestra Iglesia”, expresó el prelado.

En un video difundido por el Arzobispado de Lima, a través de las redes sociales, monseñor Castillo dijo que la en la Semana Santa se recuerda la culminación del camino de Jesús entre nosotros.

“En este camino, Jesús quiere celebrar, antes de morir. Él sabía que el momento era inminente y que su anuncio del Reino estaba completamente dedicado al amor a los hermanos, gracias al amor del Padre, de nuestro Dios”, señala.

Sostuvo que Jesús decidió entregar su vida para convertirnos a todos, incluso a sus enemigos. “El Señor se puso del lado de los pequeños, los marginados, los que sufrieron más dolores y más desdichas. Y así, desde ese dolor tremendo es que da la vida a los pequeños para llamar al cambio de todos”.

Asimismo, explicó que el viernes santo celebraremos también la muerte del Señor. Es el único día en que no tenemos misa en ninguna parte del mundo, porque nada puede compararse al acontecimiento de la entrega generosa del Señor en la Cruz. 

“Él entrega su vida al Padre y entrega su Espíritu a todos nosotros para que aprendamos, como creyentes, a ser el signo reparador de los males del mundo y de la historia, y mucho más de los males y de la historia de nuestro país”, aseveró.

“Por eso, mantendremos la honda compañía del Señor Crucificado y lo visitaremos en las Nazarenas”, anota.

Añadió que el sábado de Gloria, todo el día será de meditación, y en la noche, dentro de ese camino difícil de los discípulos, celebraremos el nacimiento de la luz. 

“Desde la cruz, anunciemos la luz, entronizaremos dentro de la Basílica Catedral y dentro de todas las iglesias, el cirio pascual como símbolo del nacimiento de la nueva vida de Jesús, que es la luz del mundo que se transmite por medio del amor en todas las circunstancias, en todos los pueblos y en todas las naciones”, recalca.

Invocó a la comunidad cristiana a mantener siempre la serenidad y el espíritu de conversión, que es el único que nos lleva a la esperanza tanto a la solución de nuestros problemas como también a la esperanza de participar en el banquete del Reino que el Señor nos ha ofrecido encontrarnos.

“Que Dios los bendiga a todos y a todas, que nos haga siempre unidos y un país sereno, capaz de desviolentarse, pero sí, también, en la paz, resolver profundamente los problemas verdaderamente y con justicia, sin componendas ni condiciones que puedan destruir corruptamente nuestro deseo de igualdad, de hermandad”, manifiesta.

Más en Andina: