Antamina recuperará vía abandonada en Áncash: obras durarían 2 meses

0
30

Buena noticia para Áncash: Compañía Minera Antamina anunció que recuperará vía abandonada por empresa china en la carretera nacional Pativilca-Huaraz. Se trata del tramo comprendido desde el km 90 hasta el 110 de la mencionada carretera.

Esta intención la expresaron representantes de la minera en reuniones sostenidas en las localidades de Cajacay y Mayorarca, en el Valle Fortaleza. A las citas asisten autoridades locales; el Alcalde distrital de Cajacay; autoridades comunales; y representantes de la comunidad campesina de Huambo.

Expresamente, Antamina mencionó que los trabajos los realizaría a través de financiamiento directo. Ahora, sigue el inicio de las gestiones ante Provias Nacional, entidad que depende del Ministerio de Transportes y Comunicaciones, para contar con los permisos y autorizaciones necesarios. De acuerdo ala minera, las labores tardarían unos dos meses.

El tramo de 20 kilómetros a recuperar, ubicado en la zona de Cajacay, tendrá asfaltado a nivel de bicapa, doble carril y señalización, entre otras características necesarias para permitir el adecuado tránsito de una vía que es fundamental para la articulación turística y económica de la región Áncash.

Antamina recuperará vía abandonada

Mantenimiento en vía abandonada que Antamina recuperará

Como se recuerda, los trabajos de mantenimiento de la carretera entre los Km. 90 y 110 se paralizaron luego que la empresa china a cargo de dar mantenimiento en este tramo abandonara la obra.

De esta manera, la población vecina vio afectada su tranquilidad, salud y actividades agrícolas y comerciales por el polvo que generaba una carretera en mal estado. En consecuencia, se vio perjudicado el tránsito de vehículos, así como el turismo hacia el Callejón de Huaylas y la zona de los Conchucos.

El apoyo anunciado por la minera ayudará a recuperar el tránsito en la zona, con el consiguiente beneficio social, económico y turístico para Áncash; pero de manera especial beneficiará a más de 500 familias que viven y tienen sus parcelas de frutales y pastos a lo largo del tramo de los 20 kilómetros que se asfaltarán.