Andalucía reclama la constitución “urgente” de la comisión del trasvase del Tinto, Odiel y Piedras

0
12

La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, ha reclamado hoy al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico la constitución “urgente e inmediata” de la comisión de gestión técnica de la Ley del trasvase del Tinto, Odiel y Piedras, un paso imprescindible para poder llevar a cabo la transferencia de agua superficial.

Carmen Crespo ha recordado que en 2017 el Parlamento de Andalucía dio su respaldo a este trasvase y que, en diciembre de 2018, ya con Pedro Sánchez en La Moncloa, se llevó a cabo la aprobación de la Ley en el Congreso de los Diputados y entrada en vigor. La consejera ha insistido en la necesidad de que se acometa, “cuanto antes”, esta “obra tan importante” que supondría la transferencia de 19,99 hectómetros cúbicos de agua del Tinto, Odiel y Piedras a la cuenca del Guadalquivir. Crespo ha asegurado que “el trasvase es vital para Doñana, porque trae agua en superficie, y, por tanto, no se tienen que utilizar los recursos de agua subterránea, con más motivo ahora, en plena sequía”.

La consejera de Desarrollo Sostenible ha subrayado la importancia de esta infraestructura, pero también de la presa de Alcolea y Canal de Trigueros, así como el túnel de San Silvestre para Doñana y para la provincia de Huelva. De este último ha lamentado que, un año y medio después, tan solo cuente con la Declaración de Impacto Ambiental (DIA). 

Crespo ha dejado claro el firme compromiso del Gobierno andaluz de Juanma Moreno con Doñana. Y es que, como ha puesto de relieve, “durante estos tres años hemos destinado 17,5 millones de euros a su restauración y tenemos prevista una inversión de 33 millones de euros más”. La consejera ha incidido en que “el gran espacio verde de Doñana está preservado, que no quepa la más mínima duda”.

Next Generation

Por otra parte, Carmen Crespo ha insistido en la necesidad de que el Gobierno de España aproveche los fondos Next Generation para llevar a cabo las obras hidráulicas de interés del Estado que siguen paralizadas. Es el caso, además de las que deben llevar agua en superficie a Doñana, de las conducciones de las presas de Rules, en la provincia de Granada, o la de Siles, en la de Jaén, así como la conducción entre Tabernas y la Venta del Pobre, en Almería. A ellas se suman otras tan importantes como las desaladoras de Carboneras, Bajo Almanzora y Campo de Dalías, también en la provincia almeriense, además de las desaladoras de La Axarquía y la ampliación y reforma de la existente en Marbella (Málaga), además de la presa de Gibralmedina. En este último caso, el Gobierno andaluz está redactando ya el proyecto y se demanda al Estado que lo incluya como parte de las actuaciones prioritarias en el horizonte de 2027.

Carmen Crespo ha señalado, además, que el pasado 4 de febrero, durante la reunión que mantuvo con el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, le recordó las principales necesidades hídricas de Doñana y de toda la comunidad autónoma andaluza. La consejera insistió en que “las reservas de los embalses están disminuyendo de manera muy significativa”, por lo que emplazó al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico a poner en marcha ya las infraestructuras hidráulicas pendientes.

En la reunión con el secretario de Estado de Medio Ambiente, la consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible también reclamó la participación activa de las comunidades autónomas en el diseño y en la ejecución del Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) de digitalización del sector del agua, no solo como comunidad autónoma sino como organismo de cuenca. Cabe recordar que el Gobierno de Andalucía tiene las competencias de las cuencas intracomunitarias de la región.

Carmen Crespo ha insistido en que el agua superficial del futuro trasvase del Tinto, Odiel y Piedras a la cuenca del Guadalquivir es “fundamental” para Doñana y ha instado al Gobierno de España a no retrasar más su ejecución.