ANÁLISIS | Por qué los comentarios de Steve Kerr sobre el tiroteo en Uvalde deberían sacudirte

0
19

(CNN) — A veces se necesita a alguien que no esté en la política para señalar la locura que domina nuestro momento político actual.

El martes por la noche, tras un tiroteo en una escuela de Texas que dejó 19 niños y dos adultos muertos, esa persona era Steve Kerr, el entrenador en jefe de los Golden State Warriors de la NBA. Estaba abiertamente emocional, enojado y frustrado.

Deberías ver su declaración completa, pero aquí está la parte clave:

«¿Cuándo vamos a hacer algo? Estoy cansado. Estoy tan cansado de subir aquí y ofrecer condolencias a las familias devastadas. Estoy cansado de los momentos de silencio. Suficiente… Así que les pregunto, Mitch McConnell y todos ustedes, los senadores que se niegan a hacer algo con respecto a la violencia, los tiroteos en las escuelas y los tiroteos en los supermercados. Les pregunto, ¿van a poner su propio deseo de poder por delante de las vidas de nuestros hijos, nuestros mayores y nuestros feligreses? Porque eso es lo que parece. Eso es lo que hacemos todas las semanas. Estoy harto. Ya tuve suficiente. No podemos volvernos insensibles a esto. No podemos sentarnos aquí y simplemente leer sobre esto y decir, tengamos un momento de silencio».

(Para aquellos que quieren descartar a Steve Kerr por ser solo un entrenador de baloncesto, vale la pena recordar que su padre fue asesinado a tiros en 1984 en la Universidad Estadounidense de Beirut).

Steve Kerr se refirió específicamente a HR 8, una iniciativa de ley de la Cámara de Representantes que ampliaría las revisiones de antecedentes para incluir ventas privadas de armas y ventas en exhibiciones de armas. La medida fue aprobada por primera vez en la Cámara en 2019: ocho republicanos se unieron a 232 demócratas para votar por ella, pero no encontró camino en el Senado. Se reintrodujo en la Cámara (y se aprobó nuevamente con apoyo bipartidista) en 2021.

publicidad

En diciembre pasado, el senador demócrata de Connecticut, Chris Murphy, intentó aprobar la HR 8 por consentimiento unánime, pero los republicanos del Senado lo bloquearon. En un discurso en el Senado el martes después del tiroteo de Uvalde, Murphy criticó a sus colegas por su falta de acción.

«Las armas fluyen en este país como el agua, y es por eso que tenemos tiroteos masivos tras tiroteos masivos y, ya saben, ahórrenme la mie*** sobre las enfermedades mentales», dijo Murphy. «No tenemos más enfermedades mentales que cualquier otro país del mundo. No se puede explicar esto a través de un prisma de enfermedad mental porque… no somos atípicos en enfermedades mentales, somos atípicos cuando se trata de acceso a las armas de fuego y la capacidad de los delincuentes y las personas muy enfermas para conseguir armas de fuego. Eso es lo que hace que Estados Unidos sea diferente».

En cuestión está el umbral de 60 votos necesario para finalizar el debate en el Senado. Sin 60 votos en cualquier legislación de control de armas, no hay camino a seguir. Y por el momento, y a menos que algo importante cambie, no hay 60 votos en el Senado para nada que se perciba como una restricción de los derechos de portación de armas.

Lo más cerca que estuvo el Senado de abordar la epidemia de violencia armada en el país fue en 2013, cuando un esfuerzo bipartidista encabezado por el senador demócrata de Virginia Occidental Joe Manchin y el senador republicano de Pensilvania Pat Toomey que habría ampliado las verificaciones de antecedentes recibió 54 votos.

(Murphy, por lo que vale, desdeñó el uso de la propuesta de Manchin-Toomey como modelo para acciones futuras. «Manchin-Toomey no es solo un proyecto de ley de verificación de antecedentes», dijo el miércoles. «Tiene muchos edulcorantes diseñados para obtener el apoyo de la NRA»).

Lo que es notable sobre el estancamiento de las armas en el Senado es que, como señaló Kerr, una gran mayoría del público, independientemente del partido político, apoya algunas nuevas restricciones de armas. Una encuesta de 2021 del Centro de Investigación Pew mostró que el 87% de los estadounidenses apoyaba evitar que las personas con enfermedades mentales compraran armas, mientras que el 81% respaldaba que las ventas privadas de armas y las ventas en ferias de armas estuvieran sujetas a verificaciones de antecedentes. Dos tercios de los estadounidenses apoyaron una base de datos nacional de armas y prohibieron los cargadores de municiones de alta capacidad.

Y sin embargo, y sin embargo, y sin embargo.

Durante un discurso el miércoles, McConnell dijo que oraba por los involucrados en el tiroteo y culpó al atacante, calificándolo de «joven trastornado» y «maníaco», informó Ted Barrett de CNN. No mencionó el acceso que tuvo a las armas ni ninguna solución legislativa.

Hay quienes argumentarán que esta propuesta o aquella propuesta no hubiera impedido lo que pasó en Texas el martes. Lo que, bueno.

Pero volvamos con Steve Kerr. No se trata de una seca propuesta legislativa. Se trata de quiénes somos y quiénes queremos ser como país. ¿Queremos seguir enjuagando y repitiendo con estos tiroteos masivos? ¿Queremos volvernos insensibles (o más insensibles) a lo que sucedió en Uvalde o Newtown o docenas de otros lugares en todo el país?

¿O queremos hacer lo que podamos para cambiar las cosas, con el reconocimiento de que ninguna propuesta de política pública es perfecta o resolverá por completo nuestro problema de violencia armada?

«Ya tuve suficiente», dijo Kerr mientras se alejaba del micrófono. Yo también.