ANÁLISIS | Los líderes en Estados Unidos se enfrentan a un rompecabezas creado por Putin en Ucrania

0
41
Huaral Pe

(CNN) — Vladimir Putin lo está haciendo de nuevo. Ha logrado que Washington entre en conmoción. Todo el mundo tiene una teoría sobre el rompecabezas creado por el presidente ruso en Ucrania. Pero nadie lo sabe realmente. Tal vez ni él mismo lo sepa.

Mientras los estadounidenses en todo el país se preocupan por la alta inflación y los trastornos diarios de la pandemia, Putin ha vuelto a poner en el centro de la escena de la capital estadounidense a un país que muchos funcionarios de la política exterior estadounidense consideran una superpotencia en inexorable declive.

Rusia está en boca de todos en Washington, al igual que en 2016, cuando Putin creó una sala de espejos políticos en Estados Unidos, distorsionando la realidad y la verdad con una operación de intromisión electoral que sigue generando discordia y profundizando las divisiones del país.

Para el presidente Joe Biden, la política exterior de Estados Unidos ha cerrado el círculo. Llegó por primera vez a Washington en plena Guerra Fría. Medio siglo después, se encuentra luchando con un homólogo ruso que nunca consideró que el enfrentamiento entre las superpotencias estaba resuelto.

Un rompecabezas creado por Putin en Ucrania

La crisis en torno a Ucrania podría parecer una lucha secreta de voluntades. Pero Putin mantiene como rehén a una democracia independiente que formaba parte de la Unión Soviética para intentar forzar a Biden a aceptar la retirada de las tropas de la OTAN de la antigua órbita de Moscú en Europa del Este. Su duelo gira en torno a si la gente puede elegir sus propios líderes y sistemas políticos y si las grandes naciones pueden salirse con la suya invadiendo a las más pequeñas; si la democracia y las normas internacionales pueden prevalecer; y si las economías de mercado pueden funcionar libremente o deben existir bajo la pesada mano del Estado o de los oligarcas.

publicidad

Incredulidad y falta de preparación: CNN visita el frente ucraniano 3:30

Una vez más, como ocurrió a finales del siglo XX, los miembros del Congreso de Estados Unidos se apiñan en reuniones informativas secretas con las agencias de espionaje del país para tratar de averiguar qué está tramando el Kremlin. Pero en este enfrentamiento moderno, Putin ha puesto a los republicanos en contra de los republicanos al surgir una división entre los halcones tradicionales y los populistas pro-Trump. Ha obligado a la Casa Blanca a prestarle atención al rodear con tropas a la Ucrania independiente y de tendencia occidental. Ha abierto vías diplomáticas para intentar apartar a los aliados de la OTAN. La semana pasada, su presión provocó un enfrentamiento público entre los Gobiernos estadounidense y ucraniano sobre si los rusos planean invadir el país. Putin se ha ganado la adoración de los medios de comunicación conservadores estadounidenses, un logro que habría sido impensable para cualquier líder soviético. Y los nervios sobre Rusia incluso se extendieron a una disputa entre el Departamento de Estado y su cuerpo de prensa el jueves, que fue extrañamente acusado de consolarse con la propaganda rusa.

En un momento dado, en el reino de la confusión del líder ruso, es difícil evaluar si está afectado por la presión occidental, redoblando la apuesta al aumentar las tropas en la frontera o simplemente no sabe qué hacer él mismo, sin un final claro a la vista del enfrentamiento.

Putin hará otra movida el viernes cuando se reúna con el enemigo emergente en el que Washington realmente quiere centrarse: el presidente Xi Jinping, de China. Seguro que asustará a los analistas políticos con las insinuaciones de un eje Beijing-Moscú.

Si el objetivo de Putin con su acumulación de fuerzas frente a Ucrania es atar a Occidente en nudos, tener a todo el mundo obsesionado con Rusia –tanto si acaba invadiendo el ex Estado soviético como si no– ha funcionado. En Washington, el jueves, la atención se centró inicialmente en una incursión estadounidense en Siria durante la noche que había llevado a la muerte del líder de ISIS. Pero inexorablemente, el foco de atención volvió a ser la especulación sobre las intenciones de Putin. Nadie se pone de acuerdo sobre lo que va a hacer Rusia, cuándo podría hacerlo o qué debería hacer Estados Unidos en respuesta. Y ese podría ser exactamente el objetivo del juego de Putin.

Washington no tiene idea de lo que Putin podría hacer en Ucrania

Después de decir previamente que una invasión rusa de Ucrania era «inminente», EE.UU. ha dejado de usar esa palabra ya que la invasión no ha llegado. Esa es una pequeña victoria para el líder ruso, en la falsa guerra de desgaste que podría o no preceder a una invasión, que podría durar semanas o meses.

Como ejemplo de la confusión que Putin ha sembrado en el Capitolio, los legisladores están saliendo de las reuniones informativas después de escuchar la misma información clasificada con diferentes interpretaciones de lo que podría suceder a continuación.

Surge más evidencia de soldados rusos cerca de Ucrania 0:44

El senador de Florida, Marco Rubio, el principal republicano de la Comisión de Inteligencia del Senado, dijo que era «casi seguro» que Putin invadiera Ucrania. Pero el presidente de la Comisión de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, Adam Smith, no está de acuerdo. El demócrata del estado de Washington dijo el jueves a Erin Burnett, de CNN: «No creo que lo sepamos todavía». Y el presidente de la Comisión de Inteligencia del Senado, Mark Warner, demócrata de Virginia, sugirió que nadie «sabe si Putin ha tomado la decisión final».

La falta de cohesión sobre los motivos de Putin está empezando a reflejarse en las disputas sobre cómo debe responder EE.UU., otro éxito para el impulso a largo plazo del líder ruso de avivar la angustia que empaña la democracia occidental. Los republicanos tradicionales en materia de seguridad nacional, incluido el líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell, llevan semanas presionando a Biden para que adopte una postura más dura contra Rusia y han celebrado su decisión de enviar tropas a Europa. El senador de Utah, Mitt Romney, de quien el expresidente Barack Obama se burló en un debate presidencial de 2012 por advertir sobre la amenaza de Moscú, es repentinamente solicitado.

«Es una señal muy clara para nuestros aliados de que nos preocupamos por la OTAN, nos preocupamos por Europa. Y es una señal para Putin también de que nos preocupamos por Europa y que nos preocupamos por nuestros aliados como lo hacemos nosotros», dijo Romney, respaldando el despliegue de tropas de Biden.

Pero hay señales claras de que el sentimiento anti-OTAN, «EE.UU. primero», que es un resabio de la administración Trump, es una fuerza creciente en el Partido Republicano. El senador de Indiana, Mike Braun, dijo que está en contra de enviar más tropas a Europa.

«Creo que es un rasgo de revuelta que estamos haciendo tarde en el juego», dijo Braun.

Biden enviará militares a Europa en medio de la crisis en Ucrania 1:26

También está claro que la desinformación de los medios de comunicación conservadores que insinúan que Biden va a enviar tropas directamente a luchar contra Rusia en lugar de defender los intereses de Estados Unidos en casa puede estar empezando a calar. El senador republicano de Tennessee, Bill Hagerty, por ejemplo, acuñó un sentimiento a menudo expresado por los presentadores de opinión pro-Trump. Dijo que la administración Biden debería enviar «tropas a nuestra frontera sur». Y el senador republicano de Kansas, Roger Marshall, dijo que no «quería botas en el terreno».

«Teniendo yo mismo un hijo en el Ejército, es un gran problema. Creo que, desde el punto de vista económico, tenemos que saber si la Unión Europea tiene algo de coraje. Tienen que liderar esto. Creo que tenemos que ser partícipes, pero parece que estamos agravando la situación».

A los diplomáticos europeos les convendría escuchar con atención a estos senadores, un bloque en ascenso en el partido que en su día celebró a su mayor luchador de la Guerra Fría, el presidente Ronald Reagan, por orquestar la victoria sobre la Unión Soviética. Cualquier debilitamiento de la alianza transatlántica sería una gran victoria para Putin.

El mundo se ve diferente en Rusia

Frente a ojos occidentales, el comportamiento de Putin parece a menudo autodestructivo e ilógico. Parece que se lo inventa sobre la marcha. Incluso si es así, resulta más difícil interpretarlo. Una de las opiniones en este momento es que la posición rusa se está erosionando, que Putin se ha arrinconado con más de 100.000 soldados en la frontera de Ucrania, y que le será difícil bajar y salvar la cara.

Si invade, a Washington le resulta difícil ver cómo Putin podría conseguir una victoria para Moscú durante lo que podría ser una ocupación sangrienta y una insurgencia. Los duros castigos que Occidente amenaza con imponer a la economía rusa también parecen un precio muy alto a pagar. La danza estratégica más amplia de Putin tampoco parece tener mucho sentido. Después de todo, sus exigencias de que la OTAN retire las tropas y las armas de Europa del Este provocaron que Biden se pusiera de farol esta semana al ordenar el envío de 3.000 soldados a Alemania, Rusia y Polonia.

Pero la lógica de la visión del mundo de Putin, arraigada en el deseo de devolver el respeto, la atención y el estatus a Rusia 30 años después del final de la Guerra Fría, opera en un universo diferente al de Occidente. El mundo se ve diferente desde Moscú. Una teoría en Washington es que Putin está ahora tan aislado dentro de su propio régimen que no recibe buenos consejos del exterior. Pero está manteniendo a Occidente en vilo, y eso puede ser un objetivo en sí mismo.

Putin: Estados Unidos es el que puede arrastrar a Rusia a la guerra 3:00

Hay cierta esperanza de que la voluntad de Putin de hablar sea una señal de que no va en serio con una invasión: acaba de hablar con el presidente de Francia, Emmanuel Macron, por ejemplo. Pero al mismo tiempo, el envío de tropas por parte de Biden para defender a los aliados de la OTAN ya se está haciendo circular en Moscú como prueba del argumento de Putin de que Occidente está amenazando las fronteras y la seguridad de Rusia. Estos argumentos pueden utilizarse para legitimar su propio Gobierno de hombre fuerte. El líder ruso suele utilizar el nacionalismo para apuntalar un régimen a perpetuidad que se basa en la opresión, aplastando las libertades de los medios de comunicación y encerrando a los disidentes. Y los indicios de acritud política en Estados Unidos, que Putin es ya un experto en azuzar, contribuyen a la idea rusa de que un Estado que valora la estabilidad y el orden por encima de la democracia funciona mejor.

Señales preocupantes desde Ucrania

Con su política exterior sometida a un intenso escrutinio tras la caótica retirada de Afganistán, Biden –dejando a un lado algunos casos de torpeza en los mensajes– ha actuado con fuerza en la crisis de Ucrania, al menos a los ojos de quienes prefieren que un presidente estadounidense se comporte como un líder tradicional de Occidente.

Ha señalado a Putin que la alianza estratégica de la OTAN es inviolable y que sus miembros de Europa del Este serán defendidos. Ha ofrecido al líder ruso salidas diplomáticas, aunque no ha comprometido los principios estratégicos occidentales. Y ha conseguido que algunos aliados reticentes se adhieran a un paquete de sanciones sin precedentes destinado a disuadir a Putin de una invasión.

Una característica intrigante de este enfrentamiento ha sido la voluntad de Estados Unidos y el Reino Unido, especialmente, de jugar con los rusos en su propio juego de propaganda. En el último uso de la inteligencia desclasificada, Washington acusó el jueves a Rusia de prepararse para «fabricar un pretexto para una invasión» creando un «video de propaganda muy gráfico». Los funcionarios dijeron que Moscú podría montar un ataque contra «los pueblos de habla rusa» en Ucrania con el fin de justificar el movimiento a través de la frontera. Esto es especialmente preocupante porque refleja los argumentos que Rusia utilizó antes de anexionar Crimea, territorio soberano de Ucrania, en 2014.

Rusia negó la acusación. Y el problema de Occidente al tratar con la inteligencia es que ese material puede estar abierto a la duda y a la contrapropaganda, ya que el deseo de proteger las fuentes y los métodos significa que es difícil respaldar esas afirmaciones con pruebas en público.

Esta cuestión provocó una riña en la sesión informativa del Departamento de Estado el jueves, cuando el portavoz Ned Price dijo que los periodistas solo tenían que confiar en el Gobierno, a pesar de los ejemplos anteriores de décadas en las que los funcionarios engañaron al pueblo estadounidense. «Si dudan de la credibilidad del Gobierno estadounidense, del Gobierno británico, de otros Gobiernos y quieren, ya saben, encontrar consuelo en la información que los rusos están publicando, eso es, eso es lo que tienen que hacer», dijo Price.

Si no consigue nada más, el éxito de Putin en poner a los estadounidenses en contra de sí mismos podría ser suficiente recompensa para su conducta de matón sobre Ucrania.

Huaral Pe