ANÁLISIS | Estados Unidos intensifica la guerra de la información contra Putin

0
47

(CNN) — Lejos de creer en las afirmaciones de que el enfrentamiento en Ucrania está amainando, Estados Unidos está intensificando su implacable campaña de guerra informativa contra Rusia, manteniendo al mundo en alerta máxima ante una posible invasión de Ucrania.

El gobierno de Biden —que busca mantener la presión sobre el presidente ruso Vladimir Putin y mantener unidos a sus aliados— rechaza categóricamente lo que considera una desinformación de Moscú y advierte que la amenaza es cada vez más urgente. Un alto funcionario dijo a última hora de este miércoles que Rusia había concentrado otros 7.000 soldados en la frontera ucraniana en los últimos días, a pesar de las afirmaciones del Kremlin de que algunas fuerzas habían regresado a sus bases, en comentarios considerados como una apertura para la diplomacia.

«Todos los indicios que tenemos ahora son que solo pretenden ofrecer públicamente un diálogo y hacer afirmaciones sobre la desescalada, mientras que en privado se movilizan para la guerra», dijo el funcionario, reiterando que Rusia podría fingir un incidente como pretexto para atacar utilizando lo que el presidente Joe Biden dijo el martes que eran unos 150.000 soldados.

Las nuevas afirmaciones de EE.UU. representaron el último gambito en una campaña de relaciones públicas muy inusual que utiliza inteligencia desclasificada, destinada a eliminar el elemento de sorpresa de Putin y a privar a Moscú de la ventaja habitual que se asegura con su dominio de las tácticas de desinformación.

Dentro de Washington, son pocos los que dudan de las afirmaciones del gobierno de que Putin está listo para invadir en cualquier momento. Pero la intensidad de las advertencias de Estados Unidos a lo largo de varias semanas puede plantear pronto la cuestión de cuánto tiempo puede Biden mantener el estado de alerta, y si la ausencia continuada de una invasión a pesar de las advertencias cada vez más alarmantes podría abrir brechas entre los aliados de la OTAN, y entre los gobiernos de Estados Unidos y Ucrania. Tales tensiones jugarían directamente a favor de los objetivos estratégicos a largo plazo de Putin.

publicidad

Viajan hacia el sur de Ucrania mexicanos que residen en Kyiv 0:59

Tanto Estados Unidos como Rusia, las dos mayores potencias nucleares del mundo, dicen estar dispuestos a negociar. Pero siguen estando muy alejados en cuanto a las exigencias de Putin de romper los acuerdos de seguridad existentes en Europa del Este con la salida de las tropas de la OTAN de las naciones del antiguo Pacto de Varsovia.

El juego de Estados Unidos no está exento de riesgos, ya que podría llevar a Putin al límite, especialmente si, como sospechan algunos funcionarios estadounidenses, es cada vez más propenso a una mentalidad de búnker y a recibir pocos consejos y perspectivas externas de funcionarios dispuestos a desafiar sus puntos de vista.

A la espera del próximo movimiento de Putin

Por definición, en un combate librado con propaganda e información en duelo, es difícil saber lo que está sucediendo realmente.

En este momento es imposible juzgar si EE.UU. está realmente haciendo los preparativos para una invasión o si está mordiendo el anzuelo de Putin exponiendo los movimientos de tropas que está ordenando a sabiendas de que serán destacados por Washington, y por lo tanto aumentarán la sensación de inseguridad en Europa y la ansiedad sobre lo que podría hacer a continuación.

El enfrentamiento por Ucrania se ha convertido en la confrontación geopolítica más grave en Europa desde el final de la Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética.

Estados Unidos no enviará tropas a Ucrania para combatir directamente a los rusos. Pero Biden ha apurado fuerzas para reforzar a los aliados de la OTAN en Europa del Este. Putin está tomando como rehén a Ucrania, una nación soberana y democrática, para exigir a la alianza occidental que se retire de los estados satélites exsoviéticos como Polonia, Rumania y Hungría. Y si Rusia se adentra en Ucrania, podría haber consecuencias dolorosas para los estadounidenses en su país, con el aumento de los precios del gas y de la energía que se sumaría a la miseria inflacionaria existente.

La nueva advertencia de EE.UU. sobre las maniobras secretas de Rusia se produjo en medio de la aceleración de los esfuerzos para mantener la presión occidental sobre Moscú. La Casa Blanca anunció que la vicepresidenta Kamala Harris se reunirá con el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, en la Conferencia de Seguridad de Múnich este fin de semana. El foro, al que también asistirán destacados funcionarios europeos y legisladores estadounidenses, se está convirtiendo en un punto de encuentro para Estados Unidos y sus aliados, ya que la alianza de la OTAN se enfrenta a su prueba más seria desde la caída de la Unión Soviética.

«Nos encontramos en un momento muy decisivo», dijo el alto funcionario estadounidense, adelantándose a la misión de política exterior de más alto nivel del vicepresidente hasta la fecha.

Cómo afectaría el bolsillo de los estadounidenses la crisis Rusia-Ucrania 2:43

Esta semana ha habido algunas esperanzas de que la crisis pudiera aliviarse después de que Rusia anunciara que algunas de sus tropas se estaban alejando de la frontera. Sin embargo, el secretario de Estado Antony Blinken declaró este miércoles a ABC News que no se había producido una «retirada significativa» y que Putin podría «apretar el gatillo» en cualquier momento.

«Podría hacerlo hoy; podría hacerlo mañana. O podría hacerlo la semana que viene», dijo Blinken.

Putin juega a largo plazo

Pero en una nueva señal de discordia entre EE.UU. y la propia Ucrania, un informe de inteligencia de Kyiv mostrado a CNN insistió en que la actual acumulación de tropas rusas no es suficiente para una «exitosa agresión armada a gran escala contra Ucrania».

Las distintas valoraciones contribuyeron a la incertidumbre y la confusión características de los métodos maquiavélicos de Putin. El líder ruso tiene a los observadores divididos entre los que creen que solo busca desestabilizar al gobierno de Ucrania, afirmar el poder ruso y asaltar la alianza occidental, y los que están convencidos de que es inminente una invasión que podría significar una peligrosa nueva era en Europa.

El congresista Michael McCaul, de Texas, principal republicano de la comisión de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, declaró este miércoles a Wolf Blitzer, de CNN, que las intenciones del líder ruso eran casi con toda seguridad nefastas.

«Creo que están llevando a cabo una campaña de desinformación», dijo McCaul.

La desalentadora verdad es que, si bien habrá preguntas sobre la preparación de las tropas, Putin puede mantener la campaña de presión casi indefinidamente. Al hacerlo, podría mostrar a Ucrania que nunca permitirá que se una a la Unión Europea o a la OTAN, cavar divisiones entre los aliados occidentales y dejar claro que nunca más se debe ignorar a Rusia cuando se trata de acuerdos de seguridad en el continente europeo.

La crisis también cumplió otro objetivo: mientras una corriente de líderes y diplomáticos viajó a Moscú y Putin ha hablado frecuentemente con Biden, restauró la imagen de Rusia como gran potencia, tras años en los que Estados Unidos minimizó su amenaza y construyó su política exterior en torno a la confrontación con China.

Aunque no invada, Putin tiene la capacidad de subir la temperatura cada vez que sienta que no se respeta a Rusia. Y días y semanas de prolongación del enfrentamiento podrían desacreditar las afirmaciones de Estados Unidos de que una invasión es inminente, debilitar la determinación occidental y devolver a Rusia su elemento sorpresa. En un enfrentamiento a largo plazo, Rusia tendría la ventaja porque le importa mucho más que a Occidente el destino de Ucrania, un antiguo estado federado soviético.

Aunque esta confrontación carece de la amplitud e intensidad de la Guerra Fría, cuando Europa estaba dividida por un Telón de Acero en naciones libres protegidas por EE.UU. y estados comunistas dominados por Moscú, parece que se está produciendo un cambio geopolítico con la posibilidad de otra confrontación osificada.

Putin lleva más de 20 años en el poder, ha sobrevivido a múltiples presidentes estadounidenses y no juega con el reloj de cuatro años entre elecciones que domina la política estadounidense. También está dispuesto a someter al pueblo ruso —que ha soportado una historia agotadora— a más dolor del que un presidente de Estados Unidos preocupado por la reelección toleraría para el suyo. Es una de las razones por las que algunos expertos creen que puede estar dispuesto a arriesgarse a las fulminantes sanciones que provocaría una invasión.

La nueva normalidad

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, que también se reunirá con Harris en Múnich, alimentó la percepción de que se inicia una era más conflictiva en Europa del Este que refleja las antiguas divisiones de la Guerra Fría.

«Lamento decir que ésta es la nueva normalidad en Europa», dijo Stoltenberg en Bruselas.

«No sabemos qué pasará en Ucrania. Pero la situación ya ha demostrado que nos enfrentamos a una crisis de seguridad europea. Moscú dejó en claro que está dispuesto a impugnar los principios fundamentales que han sustentado nuestra seguridad durante décadas y a hacerlo mediante el uso de la fuerza», añadió.

El hecho de que Occidente se reúna en Múnich para prepararse para nuevos enfrentamientos resulta irónico, ya que fue en la conferencia de hace 15 años cuando Putin lanzó un salvaje ataque contra Estados Unidos y el orden de la posguerra fría que, en retrospectiva, fue un libro de jugadas para sus tácticas que culminaron en la crisis de Ucrania.

Bolsonaro y Putin acuerdan compartir información geopolítica 1:24

El líder ruso se lamentó de una era de poder estadounidense «unipolar» en un momento en que Estados Unidos estaba librando guerras de elección en Irak y Afganistán. También arremetió contra la expansión de la OTAN para incluir a las naciones exsoviéticas satélites, la causa subyacente de su creencia de que Occidente amenaza a Rusia y que debe evitar que Ucrania caiga aún más bajo su influencia.

«Tenemos derecho a preguntar: ¿contra quién está pensada esta expansión?», dijo, al tiempo que insinuaba una campaña de «muchos años y décadas, así como de varias generaciones de políticos» que reequilibraría la balanza.

Para los que recuerdan su diatriba de Múnich, nada de lo que hizo Putin, su duro y hostil giro contra Estados Unidos, su incursión en Georgia, la anexión de Crimea, las intervenciones en las elecciones estadounidenses y el actual matonismo hacia Ucrania son una sorpresa.

Washington puede pensar que ganó la Guerra Fría hace 30 años. Pero las últimas semanas demuestran que el líder ruso sigue librando algo muy parecido, porque es una forma de exigir que se respete el poder, el estatus y los objetivos de su país.