ANÁLISIS | Cómo las restricciones de enseñanza sobre raza y orientación sexual han «secuestrado» las preocupaciones de los padres sobre el covid-19

0
35

(CNN) — Las presiones de la pandemia de coronavirus están reconfigurando la política educativa, dividiendo a los demócratas y creando nuevas oportunidades para los republicanos.

Ambos lados de la ecuación se expondrán este martes en la revocación de tres miembros del Consejo Escolar de San Francisco, una de las ciudades más liberales del país. La revocación, que ha dividido a los demócratas locales, es una mezcla de un auténtico descontento popular por el prolongado cierre de las escuelas durante el brote de coronavirus y la financiación masiva de antiguos críticos de la educación pública y de algunos grandes partidarios de las campañas políticas republicanas. Las divisiones entre los demócratas también se están agudizando en los acelerados debates de los estados demócratas sobre la rapidez con la que se deben levantar los mandatos de uso de mascarillas en las escuelas y otras restricciones de salud pública, a medida que los casos de covid-19 disminuyen en todo el país.

Sin embargo, estas luchas internas entre los liberales están ocultando un conflicto mucho más amplio y explosivo que se está extendiendo por los estados republicanos: una campaña agresiva de los republicanos para censurar la forma en que los profesores de las escuelas públicas hablan sobre la raza, el género, la orientación sexual y otros temas delicados. Este esfuerzo supone el intento más intrusivo de establecer límites legislativos sobre el contenido específico de la enseñanza en las aulas desde la oleada de leyes estatales que prohibían la enseñanza de la evolución durante la década de 1920 y los juramentos de lealtad anticomunista para los profesores, que proliferaron durante la era de Joe McCarthy después de la Segunda Guerra Mundial.

Promotores como los gobernadores republicanos Glenn Youngkin, en Virginia; Ron DeSantis, en Florida, y Greg Abbott, en Texas, están promoviendo estas leyes restrictivas bajo la bandera de los «derechos de los padres», tratando de enmarcarlas como parte de una demanda más amplia de los padres para una mayor participación después de todas las incertidumbres de los cierres de escuelas y las políticas de uso de mascarillas y cuarentena durante la larga pandemia. Sin embargo, muchos observadores, incluidos algunos críticos de cómo las escuelas públicas han manejado ese reto, dicen que los republicanos están tratando de desviar las preocupaciones sobre la seguridad y el rendimiento de los estudiantes durante la pandemia para promover los objetivos preexistentes de los padres culturalmente conservadores, predominantemente blancos, que se resisten desde hace tiempo a las discusiones abiertas sobre la raza y otros temas controvertidos.

Basándose en las encuestas nacionales del grupo y en las reuniones con padres de todo el país, Keri Rodrigues, cofundadora y presidenta de la Unión Nacional de Padres, dice que restringir la forma en que los profesores pueden hablar sobre la raza o el género «está realmente al final de la lista» de las prioridades de los padres. «Se trata de un oportunismo político para secuestrar el impulso que estamos viendo de los padres y las familias, que están aterrados y llenos de ansiedad y preocupación», afirma.

Los resultados de la última encuesta nacional de CNN subrayan su percepción. Mientras que el porcentaje de adultos que dijo que la educación sería un factor importante en su voto durante las elecciones intermedias de noviembre se disparó por encima del 80%, solo 1 de cada 4 de ellos dijo que el contenido del plan de estudios era su principal preocupación educativa, y los republicanos que se identifican como tal eran mucho más propensos que otros adultos. Un porcentaje mayor de los que dijeron que la educación sería importante para ellos citaron preocupaciones más tradicionales sobre los amplios beneficios sociales de la educación de la próxima generación.

publicidad

«Es un porcentaje muy pequeño de padres, y en su mayoría son padres blancos en una posición privilegiada los que lideran esa conversación» sobre la restricción de los contenidos en las aulas, dice Rodrigues. «Son los mismos que siempre acaparan el micrófono… pero eso no refleja ciertamente las preocupaciones de todos los padres».

Es probable que la pandemia haya producido el mayor desafío al funcionamiento de las escuelas públicas del país desde la Guerra Civil. Como señaló la presidenta de la Federación Estadounidense de Profesores, Randi Weingarten, en una entrevista, las escuelas pudieron permanecer abiertas incluso durante las principales perturbaciones anteriores de la vida estadounidense, como la Depresión y la Segunda Guerra Mundial, pero se enfrentaron a preguntas sin precedentes, y a pocas respuestas claras, cuando se produjo la pandemia. «¿Cuándo se ha dado una situación como la que tuvimos en marzo de 2020 hasta junio de 2020, en la que las escuelas, en un periodo de 24 o 48 horas, quedaron todas aisladas?», dijo.

Las presiones para adaptarse a esa nueva y repentina realidad, y la larga lucha para volver a algo parecido a la normalidad, han impuesto enormes tensiones a todos los relacionados con el sistema escolar, desde los administradores y los profesores hasta los padres y los alumnos. Y en ese crisol, se han abierto nuevas líneas de fractura en la política educativa.

Los padres quieren que las escuelas estén abiertas

A dos años del inicio de la pandemia, algo que ha quedado más que claro en la opinión pública es que los padres, y el público en general, quieren que las escuelas estén abiertas para el aprendizaje presencial siempre que sea posible. En una encuesta nacional realizada por la NBC, en enero, cerca de dos tercios de todos los adultos, y un porcentaje aún mayor de padres de niños menores de 18 años, dijeron que les preocupaba más que los niños se quedaran atrás académicamente por no asistir a la escuela en persona que el hecho de que se contagiaran de covid-19 durante la enseñanza presencial. (Los padres negros fueron una notable excepción, con una ligera mayoría más preocupada por la transmisión del covid, según los resultados detallados proporcionados por Public Opinion Strategies, una empresa republicana que codirige la encuesta).

La frustración por los prolongados cierres de las escuelas fue el estímulo inicial para el esfuerzo de destitución contra tres miembros del Consejo Escolar de San Francisco que los votantes decidirán este martes. La ciudad mantuvo sus escuelas cerradas para el aprendizaje presencial más tiempo que casi cualquier otra jurisdicción importante.

La experiencia de San Francisco muestra cómo la pandemia ha dividido a los demócratas: la ciudad, bajo el mandato de la alcaldesa demócrata London Breed, acabó demandando a la junta directiva, que estaba inmersa en negociaciones maratónicas con el sindicato local sobre las normas de seguridad para llevar a los profesores de vuelta a las aulas, para obligarla a reabrir las escuelas; Breed respalda el esfuerzo de revocación, al que se oponen algunos otros progresistas de la zona. Sin embargo, la lucha también muestra cómo los desacuerdos de la izquierda sobre la respuesta a la pandemia han creado nuevas oportunidades para los antiguos críticos de la educación pública en la derecha: más allá de su apoyo de base, el movimiento de destitución ha atraído una importante financiación de los conservadores, incluido William Oberndorf, un estrecho aliado de la exsecretaria de Educación del presidente Donald Trump, Betsy DeVos.

Lo que se está cociendo en San Francisco es, en algunos aspectos, una versión en miniatura de la compleja situación a nivel nacional: auténtico descontento de las bases, divisiones demócratas y un nuevo y agresivo empuje de los conservadores.

Mientras republicanos como Youngkin y DeSantis se reúnen bajo la bandera de los «derechos de los padres», una encuesta nacional de la CBS, publicada el domingo, al igual que las anteriores, encontró que muchos padres están efectivamente preocupados por el impacto de la pandemia en el bienestar académico y emocional de sus hijos. Sin embargo, en una encuesta de Ipsos/Axios, realizada en noviembre, la gran mayoría de los padres de niños en edad escolar elogió la forma en que sus escuelas han equilibrado las preocupaciones sanitarias y académicas, un hallazgo que tanto el Sindicato Nacional de Padres como la Federación Estadounidense de Maestros, que a veces han estado en desacuerdo con la pandemia, dicen que sus propias encuestas privadas también han mostrado.

Las encuestas también contradicen la percepción de una reacción generalizada contra los requisitos de uso de mascarillas en las escuelas. Citando la disminución de casos, varios gobernadores demócratas han anunciado recientemente que anularán los requisitos de uso de mascarilla para los estudiantes de las escuelas públicas en las próximas semanas, uniéndose a los estados republicanos que ya han revocado sus normas o que nunca las han establecido. (California reafirmó el lunes su requisito de uso de mascarillas en las escuelas al menos hasta finales de febrero). Sin embargo, la encuesta de CBS News, publicada el domingo, reveló que casi tres quintas partes de los padres de niños en edad escolar siguen creyendo que las escuelas deberían exigir el uso de mascarillas.

El movimiento más amplio que ha surgido de la agitación de la pandemia es el esfuerzo de los estados liderados por los republicanos por censurar la forma en que los profesores hablan de las desigualdades raciales y de género presentes e históricas. En 2021, nueve estados controlados por los republicanos aprobaron leyes de este tipo y otros cuatro impusieron restricciones a través de los consejos estatales de educación. Este año han proliferado tantas propuestas que Jeffrey Sachs, un politólogo que hace un seguimiento de las leyes para el grupo de libertad de expresión PEN America, me dijo que su «instinto» es que, en última instancia, los 23 estados en los que los republicanos tienen el control unificado de la gobernación y la legislatura estatal aprobarán alguna versión de estas medidas.

¿Preocupaciones de los padres? Desempeño escolar y seguridad

Estas propuestas no solo se están extendiendo a más estados, sino que también están ampliando su alcance. En una sesión informativa, celebrada el lunes, PEN America señaló que este año ocho estados están estudiando leyes que limitarían (o prohibirían totalmente) la forma en que los profesores y las escuelas hablan sobre la orientación sexual y la identidad de género, siendo la más destacada de esas iniciativas la legislación que avanza en Florida y que los críticos han bautizado como el proyecto de ley «Don’t Say Gay» (No digas gay). Otros estados proponen imponer una mayor vigilancia a los profesores, como el proyecto de ley de Iowa, que instalaría cámaras de video en todas las aulas. Youngkin ha establecido una «línea de denuncia» que permite a los padres u otras personas acusar a los profesores de abordar indebidamente temas «que causan divisiones». Las prohibiciones de libros se están extendiendo también por los estados y distritos escolares republicanos.

Adaptando la táctica empleada en la nueva ley antiaborto de Texas, los proyectos de ley de Florida que limitan la forma en que los profesores pueden hablar de la raza o la orientación sexual autorizarían las demandas privadas de los padres contra las escuelas. Estas medidas amenazan con «convertir a Florida en un estado de censura y vigilancia», denunció Nadine Smith, directora ejecutiva de Equality Florida, un grupo de derechos LGBTQ, en la sesión informativa del PEN.

DeSantis, que junto con Abbott ha sido uno de los defensores más visibles de estas leyes restrictivas, las ha defendido como una forma de garantizar la participación de los padres en el plan de estudios. «Hay políticos que dicen que los padres no tienen ningún papel en la educación de sus hijos. Dame un respiro», dijo DeSantis la semana pasada mientras abrazaba la legislación «Don’t Say Gay». «Queremos que los padres puedan tener acceso a lo que ocurre en el aula».

Sin embargo, las encuestas sugieren que las demandas de restricciones sobre cómo las escuelas abordan la raza, el género, la orientación sexual y otros temas controvertidos son preponderantemente una preocupación de un grupo de padres: los republicanos. En la encuesta nacional de CNN de la semana pasada, solo 1 de cada 6 adultos pensaba que los padres deberían tener la decisión principal sobre cómo las escuelas enseñan sobre la raza y solo 1 de cada 8 pensaba que deberían tener la mayor influencia sobre cómo se enseña la historia o qué libros se permiten en las bibliotecas escolares. En cambio, grandes mayorías pensaban que la autoridad debería ser compartida entre los padres, los profesores y los funcionarios escolares. Los republicanos eran mucho más propensos que los demás a sostener que los padres deberían tener una autoridad decisiva, pero incluso entre los partidarios del Partido Republicano esa era una posición minoritaria.

Los patrocinadores de las leyes que limitan la enseñanza del racismo las promocionan como un medio para desactivar el conflicto racial. Reihan Salam, presidente del Instituto Manhattan, un centro de estudios conservador que ha estado entre los promotores más activos de estas propuestas, argumentó recientemente que promoverán una mayor armonía racial. «Si vamos a construir una democracia multiétnica con éxito, será porque hemos reducido la importancia de la raza en la vida de la gente», declaró recientemente.

Pero los críticos de estos planes ven en ellos precisamente el objetivo opuesto: suprimir la influencia social y política de grupos históricamente marginados que son cada vez más numerosos. Estos proyectos de ley para restringir la forma en que las escuelas discuten la raza o la orientación sexual llegan precisamente cuando el censo de 2020 encontró que los niños de color, por primera vez, constituyen una mayoría de la población menor de 18 años, y una encuesta de Gallup, de 2021, encontró un porcentaje mucho mayor de la generación Z (casi 1 de cada 6) que se identifica como parte de la comunidad LGBTQ que las personas de las generaciones anteriores. «Están atacando cualquier lugar en el que puedan ver el aumento de la diversidad», dijo el lunes George Johnson, autor de «All Boys Aren’t Blue» (No todos los chicos son azules), sus memorias de 2020 como hombre negro gay, que han sido prohibidas en las bibliotecas escolares de múltiples estados.

Los críticos de estas propuestas, como Ruthanne Buck, asesora principal de la Campaña por Nuestro Futuro Compartido, un grupo que se opone a ellas, consideran que los proponentes operan una especie de «enganche y engaño» con los padres. Los grupos de discusión con padres de todo el espectro ideológico, dice, muestran que la pandemia ha exacerbado la frustración con la calidad de la educación pública.

«El sentimiento general es que el covid fue la gota que derramó el vaso de un sistema educativo que ya tenía problemas», afirma.

Pero, haciéndose eco de los resultados de la encuesta de CNN, dice que esas preocupaciones no se centran en si los estudiantes están aprendiendo demasiado sobre temas controvertidos, sino en el desempeño académico, la calidad de la comunicación entre las escuelas y los padres, el mantenimiento de la seguridad en medio de la persistente pandemia y los apoyos de salud mental para los niños.

«En general, los padres no creen que los legisladores estatales deban aprobar leyes que digan a las escuelas públicas lo que pueden y no pueden enseñar», dice Buck. «Creen que las decisiones sobre la educación deben dejarse en manos de los consejos escolares, los padres y los profesores. […] Preguntamos qué es lo más importante para usted como padre, y en general, fue que los niños sean capaces de pensar por sí mismos, mostrar respeto por los demás, pensar críticamente».

La pandemia desata frustraciones sobre las escuelas

Weingarten, presidente de la Federación Estadounidense de Profesores, argumenta igualmente que los padres, especialmente después de ver a sus hijos aprender en la mesa de la cocina durante los muchos meses de instrucción a distancia por  la pandemia, están mostrando legítimamente más interés en los programas escolares.

«Por supuesto, los padres tienen un papel», dice. Pero argumenta que «hay una gran diferencia entre una propuesta improvisada, sin ningún tipo de proceso, sin ningún tipo de barrera de protección», como el establecimiento de una línea de información para las quejas sobre los profesores, y las medidas que pueden propiciar una cooperación más genuina, como «tener noches de escuela abierta donde los padres dialoguen con los profesores […] sobre el plan de estudios».

Weingarten sostiene que el objetivo de los proyectos de ley que restringen la enseñanza de la raza o la orientación sexual es «enfriar» los debates en las aulas sobre los cambios subyacentes en la sociedad estadounidense. Compara la oleada de restricciones con las medidas que los estados del sur aprobaron en la década de 1920 para prohibir la enseñanza de la evolución y con la exigencia de que los profesores prestaran juramento de lealtad y evitaran la enseñanza crítica con el Gobierno estadounidense durante los años del «miedo rojo» tras la Segunda Guerra Mundial.

«Realmente estamos retrocediendo», afirma. «La explotación del miedo tras el covid se está utilizando para intentar volver a los años 50 en este país».

Rodrigues coincide en gran medida con esa parte del análisis de Weingarten. La proliferación de restricciones a la enseñanza en los estados republicanos «está creando un entorno tóxico para los niños negros y morenos en este país«, afirma. Pero también dice que es un error que los demócratas y los líderes sindicales ignoren el otro lado de la ecuación: que un número significativo de padres están preocupados por la calidad del sistema educativo después de verlo de cerca durante la pandemia.

«Tuvimos este fracaso catastrófico de nuestro sistema de educación pública: no estaban listos, no estaban preparados para este momento y los padres tuvieron que hacerse cargo», dice Rodrigues. «Fuimos a la tierra prometida de las elecciones y las opciones… y ahora que hemos estado allí, no se puede volver atrás».

Will Marshall, fundador y presidente del Progressive Policy Institute, un grupo de expertos demócrata de centro que lleva mucho tiempo criticando a los sindicatos de profesores, ve el mismo mensaje de doble filo para los demócratas en los crecientes conflictos sobre la educación. «Los republicanos están aprovechando las frustraciones reales e imaginarias, pero nosotros hemos dejado un vacío», dice. «No tenemos un programa de reformas. Se considera que nuestro partido está apuntalando un statu quo burocrático que muchos padres consideraron que no funcionó bien durante la pandemia. No puedes limitarte a señalar la demagogia republicana sobre la raza y los libros y ganar la discusión. Hay que hacer una contraoferta a los votantes».

La administración del presidente Joe Biden no ha fijado un rumbo claramente definido en estas aguas turbulentas. Ha defendido sistemáticamente la reapertura de las escuelas (y ha conseguido la financiación de un importante gasto federal para apoyarla), pero no se ha identificado con los demócratas centristas que, como Marshall, defienden las reformas escolares para mejorar el desempeño de los alumnos, ni se ha opuesto sistemáticamente a las restricciones a la enseñanza que están explotando en los estados republicanos. (Biden ha criticado directamente el proyecto de ley «Don’t Say Gay» de Florida).

Mantenerse mayormente al margen puede resultar menos plausible para el presidente a medida que las guerras educativas se intensifican de costa a costa, desde el conflicto liberal intramuros exhibido este martes en San Francisco hasta la batalla entre DeSantis y sus aliados del Partido Republicano con los defensores de la libertad de expresión y los derechos LGBTQ en Florida. En la turbulenta estela del covid, las escuelas de casi todo el país se están moviendo al frente de la volátil lucha entre lo que Estados Unidos ha sido y en lo que se está convirtiendo.