Alvarado aún piensa en trasladar sede regional a Cañete

0
399

(Diario Chaski)

“La sede se queda, la corrupción se va” era el eslogan célebre y categórico del movimiento regional Patria Joven en plena campaña electoral del 2010. Sin embargo, algunos analistas –implacables a la hora de meter el dedo en la llaga por las contradicciones y debilidades institucionales del actual Gobierno regional de Lima– señalan que Javier Alvarado pretende aún llevarse la sede a Cañete, lo que explica por qué todavía no se ha trasladado a las instalaciones del palacio regional ubicado en el cono sur de Huacho.

El 29 de diciembre de 2010, la administración de Nelson Chui inauguró este edificio para que, entre otras cosas, las dependencias del Gobierno Regional de Lima funcionen en el mismo. Pero estos propósitos se opacaron cuando, durante la campaña proselitista, entró en escena el tema del cambio de sede. En efecto, el entonces alcalde provincial de Cañete Javier Alvarado había solicitado a las instituciones como el Poder Judicial y Congreso de la República el traslado de la sede de la región Lima de Huacho a Cañete.

A pesar de todas estas acciones, el exalcalde provincial manifestó en distintas oportunidades, como promesa de campaña, que la sede regional era inamovible.

Luego de seis meses de administración, Javier Alvarado acaba de autorizar, mediante la AMC (adjudicación de menor cuantía) Nº 036-2011, la finalización de las obras de agua potable con un valor que asciende a S/. 515,675.50 a fin de que queden totalmente operativas, ya que el sector en el cual se localiza el palacio regional – donde también se ubica el centro poblado San Judas Tadeo– no cuenta con estos servicios básicos, conforme pudimos contrastar.

Además, el cerco perimétrico está en pleno revestimiento y tampoco poseen sistema de alcantarillado y de electrificación.

Aún así, el consejero por la provincia de Huaura Marcial Palomino señala que el costo total mensual de los locales donde operan los funcionarios regionales (Av. Túpac Amaru, Huacho, por ejemplo) se aproxima a los 10 mil dólares.

En otras palabras, la región gasta anualmente 120 mil dólares por, simplemente, la utilización de esas infraestructuras. Por tanto, advierte, que el gasto por alquiler de infraestructura es una cantidad exuberante, el cual el gobierno regional no puede darse el lujo.

Asimismo, indica que las instalaciones de la nueve sede de la región en el cono sur de Huacho se encuentran casi finalizadas para que, finalmente, el gobierno de Alvarado pueda hacer uso de ella. “La infraestructura de la nueve sede cuenta con los servicios de electrificación. Y, a través del sistema de cisternas, se suministrará de agua potable. Por tanto, es probable que a mediados del mes de julio pueda llevarse a cabo el traspaso. De esta forma, se podría reducir costos para, posteriormente, canalizarlos en proyectos que beneficien a la ciudadanía”, remarcó el consejero.

Sin embargo, algunos analistas políticos ponen en duda los argumentos del consejero Marcial Palomino. Néstor Roque Solís, uno de ellos, advierte que el presidente regional no ha renunciado a la idea de trasladar la sede capital a Cañete; pero, al mismo tiempo, subraya que, si la gestión Alvarado se reubica en el nuevo local, cimentaría enormes beneficios económicos, porque los gastos por propiedad se reducirían, así como mejoraría la capacidad administrativa y comunicacional a la hora de tomar decisiones rápidas y oportunas.

No obstante, mostró su escepticismo en que el titular del Gobierno Regional lo lleve a cabo. “Javier Alvarado no mira con buenos ojos que la ciudad de Huacho sea la capital de la región. Por eso, hace lobby para que los integrantes del próximo Congreso de la República estudien el problema de la sede en criterio del censo de 2007 (que el problema se solucione por la variable demográfica)”, expresa de forma enfática.

Por otra parte, el ex diputado y analista social Manuel Benza Pflücker manifiesta que existen intereses políticos que revelan la dilatación de la gestión Alvarado por utilizar la nueva infraestructura. “Si se acepta trasladarse a la sede del Gobierno Regional que se inauguró en diciembre del año pasado en la periferia de Huacho, su postura y pretensiones de llevarse la capital a Cañete pierde legitimidad”, acotó.

Ante esto, nos comunicamos con el gerente general regional Luis Enrique Fernández Estrella para conocer su posición. Acordamos una entrevista a las 10 de la mañana de ayer que finalmente no se pudo concretar porque tuvo que atender un caso de importancia. Aunque señaló que regresaría después de una hora para concretar la entrevista, nunca se apareció.

Del mismo modo, se buscó tener un diálogo directo con el gerente regional de Infraestructura Cerbellon Genaro de Paz Moreno, pero, lamentablemente, estaba en una reunión con varios inversionistas, según nos expresó Ana Navarro, secretaria de esta dependencia.

En suma, ¿cuáles son las causas reales de la tardanza de transferencia al palacio regional? ¿Tendrá aún el presidente regional la intencionalidad de llevarse la sede a Cañete? Esperemos, hoy más que nunca, que el presidente regional deslinde sobre el tema.

CIFRAS

15,682 metros cuadrados es el área total de la nueva sede central.