Alberto Vergara: «Castillo está vacado y Cerrón manda al margen de la institucionalidad democrática»

0
75

El politólogo considera que Pedro Castillo debe hacerse responsable de su gobierno, porque si manda Vladimir Cerrón sería irresponsable y antidemocrático.

Alberto Vergara analiza el actual contexto político, específicamente la crisis que se vivió en los primeros días del gobierno de Pedro Castillo. Tras anunciar a Guido Bellido, de Perú Libre, como presidente del Consejo de Ministros y una serie de desórdenes para confirmar el resto del primer gabinete ministerial, la presencia de Vladimir Cerrón es ineludible.

“En estos dos días lo que vemos es que la autoridad elegida, el presidente Castillo, por alguna razón que no sabemos, o no puede o no quiere tomar las decisiones clave del país, las cuales las está realizando Cerrón. O sea, el poder está siendo trasladado hacia alguien sin responsabilidad. Y esto es la negación de la democracia”, señala el politólogo a La República.

Para el analista político, “Castillo tiene que hacerse responsable”, ya que si manda Vladimir Cerrón el actual régimen sería irresponsable y antidemocrático. “El poder democrático en este país en estos momentos está vacante. En los hechos, Castillo ya fue vacado por Cerrón”, apunta Vergara.

Pedro Castillo y la crisis del gabinete

Pedro Francke, voceado como ministro de Economía de Pedro Castillo durante la segunda vuelta, fue anunciado oficialmente así recién el 30 de julio, dos días después de haber dado a conocer el gabinete en una ceremonia de tropiezos y demoras. El economista y el abogado Anibal Torres se retiraron del Gran Teatro Nacional sin brindar mayores declaraciones.

“Que no hubiese ministro de Economía dos días, en medio de la peor crisis en décadas en el Perú, es gravísimo”, opina Alberto Vergara. “Se explica porque Castillo está vacado y Cerrón manda al margen de la institucionalidad democrática. Eso es inaceptable. Lo mismo con este premier (Guido Bellido) vergonzoso que han puesto ahí, que está solo para hundir al país en la crisis generalizada”.

Para el politólogo también ocurre algo “paradójico” entre la dinámica de Pedro Castillo y Vladimir Cerrón en términos de hacer una revolución: “Si Correa, Morales, Chávez, Fidel Castro, en fin, todos los líderes que estos señores admiran hicieron lo que hicieron fue porque el hombre fuerte estaba a la cabeza de esos procesos, no un fantoche digitado desde atrás”.