Menu

Otra empleada doméstica peruana acusa por maltrato a diplomáticos

Los Tejos

Una empleada doméstica peruana denunció por “trata de personas” y “trabajo forzoso” ante la justicia de EEUU a una pareja de diplomáticos que trabajan en la misión de Perú ante la ONU en Nueva York, según la demanda presentada ante los tribunales.

María Ríos Fun, de 40 años, acusa a la primera secretaria de la misión de Perú ante la ONU, Marita Puertas Pulgar, y a su marido, el consejero Alexis Aquino Albegrin, dehaberla “traficado” en Estados Unidos para someterla a “trabajo forzoso”, de acuerdo con la demanda a la que tuvo acceso la agencia AFP.

“Esta es una acción por daños y reparación equitativa presentada por María Ríos Fun, que fue traficada para trabajo forzoso en Estados Unidos por los acusados Marita Puertas Pulgar y Alexis Aquino Albegrin”, dice la denuncia presentada el 13 de junio ante la justicia federal de Newark (Nueva Jersey).

“Los acusados contrataron a la señora Ríos Fun para ir a Estados Unidos bajo falsos pretextos, prometieron salarios justos y buenas condiciones de trabajo y firmaron un contrato a tal efecto. En cambio, los acusados abusaron de su vulnerabilidad, la aislaron y le exigieron largas jornadas de trabajo por virtualmente ningún pago”, agrega.

En ese marco, la demandante busca ser compensada por los daños de ese tráfico, así como recibir los salarios no pagos y recuperar su pasaporte, continúa el texto.

Además pide al juez una orden que exija a los acusados“dejar de acosarla y amenazarla”.

Contactado por teléfono por la AFP, Alexis Aquinorechazó “categóricamente” las imputaciones a través de un comunicado.

“Nos hemos visto sorprendidos por las imputaciones alegadas por la señora María Esmeralda Ríos Fun, las cuales rechazamos categóricamente”, indicaron los acusados en ese texto.

“Al tratarse de un proceso judicial en curso, por el momento, nos abstendremos de realizar mayores declaraciones a fin de no perjudicar en modo alguno su desarrollo”, agregan.

Los diplomáticos afirmaron haber informado de la demanda “al Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú así como a la Oficina de Asuntos del País Anfitrión de la Misión de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas”.

En la denuncia, María Ríos Fun asegura haber tenido que trabajar “aproximadamente 16 horas diarias” en la vivienda de los acusados en Wayne (Nueva Jersey), en lugar de las siete acordadas por contrato, sin recibir además el pago estipulado.

Denuncia también que no se le dio una habitación, sino que fue instalada en el subsuelo utilizado como lavandería, depósito y espacio para que los cuatro niños de la pareja miren películas.

La demandante señaló por otra parte que no podía salir de la casa sola y únicamente lo hacía para llevar o traer a los niños de la escuela, que se le daba “comida básica, como pan y café” y que se le retuvo el pasaporte los cuatro días libres de los que dispuso durante seis meses de empleo.

Hace menos de una semana, un caso muy similar se dio a conocer cuando la empleada doméstica peruana Rosmery Martell denunció ser esclavizada por José Raúl Corbera Tenorio, agregado civil de la embajada del Perú en Washington.

Otra empleada doméstica peruana acusa por maltrato a diplomáticos

Leave a Reply