Menu

ES UN EXITO EN COLOMBIA: Presentan libro “Aromas de Cafe” del novelista, cuentista y poeta huaralino Julián Rodríguez

Los Tejos

La Asociación de Escritores Huaralinos invita la presentación del poemario ‘Aromas de café’ del novelista, cuentista y poeta huaralino Julián Rodríguez. Sexta obra literaria del autor publicada en Colombia por SIC Editorial (Bucaramanga, Santander). Los comentarios estarán a cargo de los reconocidos poetas nacionales Luis Yáñez y Vladimir Villavicencio Angulo. El evento se llevará a cabo en el Salón de Actos “Túpac Amaru” de la Municipalidad Provincial de Huaral (Lima, Perú). Fecha: Miércoles 19 de diciembre. Hora: 5:00 p.m. Auspician: Gobierno Regional de Lima y Municipalidad Provincial de Huaral. ¡¡¡Entrada gratis!!!

 

Extracto del libro

“CAMINOS EXTRAVIADOS”

El charco distante busca mis nostalgias y el imaginario despliegue de tus encantos. La brisa huraña golpea mi rostro y en la agitada calma se ahogan nuestros sueños. La risa efímera cubre la silueta de tu adiós y hace ruido en el regreso apresurado. Mi garganta abriga el silencio de tu ausencia. Mi cuerpo que era una fiesta, ya no es aquel lugar bohemio de hojas vivas, es ahora una catedral sin eco. Y mi voz silente llora por el pétalo de tu boca. Mi espera se ha oxidado y la luz oscura es la risa escuálida clavada en la sima anochecida. El dibujo de tu rostro dormita en el lienzo no pintado. Tus imágenes son caminos extraviados de un viandante, curvas infinitas donde un profeta delira por su credo. Y en mis huellas veo una casa vacía sin tus ojos. Mi cuerpo es un soplo condenado al polvo y al olvido. Crujen mis huesos por el lamento de mi soledad amarga. Pinto en mi alma grafitis de días oscuros sin tus besos, figuras que son huidas de tu cuerpo. Tu ausencia es una hoja seca que se posa en mi carne devorada por el viento lejano. El brillo de la brisa engullida por el tiempo. El aliento sigiloso que se rehúsa al olvido. El ruido del trueno que apagó el instante nuestro. Pues cuando me vine de la Ciudad Bonita, dejé mis ilusiones en la copa de un árbol. Y ahora añoro el idioma de nuestros labios. Le rezo al crucifijo de tu aliento. Le rezo a diario por tus besos. Pero al llegar la noche, me doy cuenta que el sonido de mis zapatos en el aeropuerto, fueron presagios de la ausencia de nuestros cuerpos.

Leave a Reply