Menu

EE.UU exhorta a prepararse ante la llegada de “la tormenta solar del siglo”

Los Tejos

Estos preparativos responden a la alerta lanzada por la NASA, que advirtió que en 2013, el Sol llegará a uno de sus periodos de máxima actividad. Durante este tiempo, se espera que fenómenos como las llamaradas y tormentas solares sean frecuentes -incluso dos veces por semana-.

Según los expertos, el riesgo se extenderá los próximos seis años, y si cumple con los pronósticos, el 10% de las tormentas que se den causarán daños graves o extremos en nuestra forma de vida. La dependencia tecnológica actual, es la razón principal por la que este fenómeno tenga unas consecuancias tan graves.

Existen antecedentes que muestran la fuerza y el peligro de estas tormentas. La más potente de la historia, se produjo en 1859, aunque sus efectos fueron limitados dado que la energía eléctrica estaba en pañales. No obstante, las auroras boreales que provocó se divisaron desde todos los rincones del planeta.

Otras más leves, pero más cercanas en el tiempo, mostraron su peligro para los servicios móviles, los GPS o las redes eléctricas. En 1994, una tormenta solar apagó dos satélites de comunicaciones durante horas, en 1989, otra tormenta, dejó fuera de funcionamiento durante más de nueve horas la planta hidroeléctrica de Quebec (Canadá), causando pérdidas de cientos de millones.

Una posible catástrofe

Los informes encargados por la NASA, el Ejército de EEUU, el Parlamento británico y la Unión Europea, creen que tras cinco días de apagón, se viviría un verdadero ‘Armageddon’.

Para empezar, los accidentes aéreos y de tráfico se multiplicarían por fallos en los sistemas de rutas, de aterrizaje, semáforos y señalizaciones.

Los sistemas eléctricos sufrirían un derrumbe total, dejando a las casas, las industrias, las refinerías o las plantas químicas, sin energía. De no existir protocolos de actuación, las consecuencias de este colapso serían dramáticas.

Como quedó de manifiesto en 1859, pueden desencadenarse además grandes incendios eléctricos. El suministro de agua dejaría de funcionar más allá del nivel del suelo, pues los sistemas de bombeo no funcionarían.

Los sistemas de comunicación serían los más afectados. Teléfonos móviles, ordenadores, radios y televisiones fallarían en cadena, dejando a la población aislada y sin información de cómo actuar.

A pesar de todo, El doctor Alex Young, físico de la NASA preguntado por The New York Times, dijo que: “No creo que haya que preocuparse , queremos que el público esté advertido, pero al mismo tiempo que no se intranquilice.”

Alerta en España

El Parlamento español tramita hace meses una resolución para prevenir las consecuencias de una tormenta solar extrema.

Desde el Observatorio del Clima Espacial de Madrid, aseguran que lo que se busca es potenciar unas buenas prácticas preventivas entre el público, así como definir la amenaza. De este modo, los ciudadanos “pueden estar preparados”.

No es el único país en tomar medidas pues, como informa el Observatorio, Alemania, Francia, Reino Unido y otras naciones europeas están tomando “importantes medidas en la misma línea preventiva”.

El Congreso de los Estados Unidos acaba de hacer un curioso llamamiento a los ciudadanos para que desarrollen un plan de emergencias que les permita estar preparados para “la tormenta solar del siglo”, que ocurriría en 2013, y pidió a las comunidades locales que se doten de recursos necesarios para abastecer a la población de energía, alimento y agua.

Fuente: lanacion.ar

Leave a Reply