Menu

Eduardo Zegarra: “Hubo una bolsa de dinero para la revocatoria”

Los Tejos
Quedan apenas cinco días de plazo para alcanzar las 400 mil firmas necesarias para revocar a la Alcaldesa de Lima, Susana Villarán. Su teniente alcalde, Eduardo Zegarra, asegura que es casi imposible que se pueda cumplir la meta. En diálogo con Domingo, revela que la campaña para la revocatoria habría costado 5 millones de soles, que pagaron, según sus sospechas, sectores ligados a Solidaridad Nacional .

Por Flor Huilca
Fotos Rocío Orellana

 

¿Cómo se llama el regidor?, pregunta el agente de serenazgo encargado de rondar el puente Trujillo. El teniente alcalde de Lima, Eduardo Zegarra, acaba de llegar al puente Trujillo para mostrar el avance de las obras de la Vía Parque Rímac, donde primero canalizarán el río y luego sembrarán áreas verdes en la margen izquierda. Zegarra avanza con tranquilidad, a paso lento por el Jirón de La Unión, camino hacia el Rímac. Atrás quedaron aquellos meses en que darse una vuelta por el centro de Lima era exponerse a reclamos de los vecinos por un primer año con más vacíos que logros por presentar. De ese año una de las cosas que ha aprendido es que resulta necesario poner el nombre de la alcaldesa a sus obras. En la Vía Parque Rímac el cartel por ahora es pequeño, pero pronto se reemplazará por un módulo de información. “La gente pregunta qué estamos haciendo y esta es una forma de decirlo”, añade. Pero la tranquilidad con la que el teniente acalde camina por el centro de Lima tiene otra razón: se agota el tiempo y todo indica que no se alcanzará el número de firmas necesario para alcanzar la revocatoria de la alcaldesa Susana Villarán.

–¿En el plazo que resta se llegará a las 400 mil firmas necesarias para la revocatoria?

–Después del paquete de firmas que tuvo que ser retirado por presentar serias irregularidades, se presentó un segundo paquete con 530 mil firmas, de las cuales solo han quedado 296 mil que están siendo verificadas por el Reniec. El plazo vence el 25 de mayo y es imposible que lleguen a las 400 mil firmas requeridas. Las 296 mil firmas son las únicas que pueden ser verificadas.

–Puede haber otras entregas. Los promotores de la revocatoria aseguran que tienen otro paquete para llegar a la meta

–Primero se tiene que terminar este proceso de verificación antes del 25 de mayo, solo después pueden hacer nuevas entregas. No hay que olvidar que este segundo paquete debe pasar primero por la verificación administrativa previa y una serie de procesos que demoran por lo menos 15 días, en ese contexto es casi imposible, respetando los tiempos y calendarios fijados por el Jurado Nacional de Elecciones (JNE), que este grupo de revocadores pueda llegar al número de firmas para la revocatoria.

–Si bien la revocatoria se cae, eso no significa que hayan sido derrotados los que intentaban revocar a la alcaldesa, ¿quiénes han estado detrás de este proceso?

–La revocatoria es un gran operativo político que pretende desestabilizar a todo el gobierno metropolitano. Hay intereses ligados la corrupción, a sectores que no aceptan que  Lima sea gobernada y gestionada por una fuerza de izquierda honesta y, obviamente, van a hacer todo lo que está a su alcance para tumbarse al gobierno. Se ha formado una gran bolsa de dinero para la revocatoria, han tercerizado el recojo de firmas como están acostumbrados a hacer ciertos actores y eso los ha llevado al problema que tiene ahora, con firmas duplicadas y hasta con sospechas de falsificación.

–¿Quiénes han aportado para esa bolsa?

–Todo se maneja en forma oscura, pero lo cierto es que la bolsa existe. Marco Tulio no ha podido mostrar a ningún voluntario, todo el recojo de firmas ha sido financiado, ha costado por lo menos cinco millones de soles.

–Cinco millones no salen de la nada, ¿Quienes están detrás de la bolsa ?

 –Como hipótesis diría que pueden ser sectores ligados al partido Solidaridad Nacional, no tengo pruebas. Una de las graves fallas que tiene la Ley de Revocatoria es que no controla cómo se financia la revocatoria, eso tiene que ser corregido porque estamos hablando de un intento por desestabilizar al principal gobierno metropolitano del país.

–Decir Solidaridad Nacional es lo mismo que decir el ex alcalde Luis Castañeda.

–Creemos que puede haber interés en sectores ligados al anterior alcalde, pero mientras no haya evidencias concretas no podemos afirmarlo. Puede haber dinero del narcotráfico, de la gente que obtuvo rutas en forma ilegal, de los traficantes de terrenos. En la bolsa puede haber muchos intereses corruptos que buscan tumbarse a este gobierno y generar el caos por varios meses porque una revocatoria implica convocar a elecciones en el 2013.

–¿A esa bolsa puede haber llegado dinero de Comunicore? Varias personas que cobraron ese dinero han firmado por la revocatoria.

–Como es una bolsa negra donde entran todo tipo de intereses, tranquilamente puede haber recursos de ese tipo. El que se haya encontrado a 9 de las personas que cobraron casi 20 millones de soles hace que podamos sospechar de ello.

Transporte, la gran reforma

Eduardo Zegarra es la mano derecha de la alcaldesa Susana Villarán. Esta es la primera vez que ocupa un cargo de elección popular, lo que le ha valido pasar de ser un investigador de una ONG, con un sueldo cómodo, a funcionario público que recibe una dieta que apenas representa el 25% de sus ingresos anteriores. Preside la Comisión de Economía de la Municipalidad de Lima y conduce hasta la mayoría de sesiones del Concejo Municipal. Su presencia, dicen, ha contribuido a reducir la tensión habitual que provoca en algunos regidores de oposición la presencia de la alcaldesa Susana Villarán, que suele iniciar la sesión y luego le deja la posta a Zegarra. Aunque reconoce que en el primer año de gestión no hubo la “rapidez” que la ciudadanía esperaba, hábilmente encontraron en la reforma del transporte urbano el reimpulso que necesitaba su gestión. “Si la gestión logra dejar avanzada una reforma, creo que Susana Villarán habrá dejado un gran legado a la ciudad”,  advierte.

–Pero parece que por ponerle énfasis al transporte han descuidado otros problemas como el control de los ambulantes, el centro de Lima por las noches está prácticamente tomado por el comercio ambulatorio.

–El comercio ambulatorio es un problema complejo. La gestión anterior recibió entre 300 y 500 vendedores ambulantes y dejó más de 10 mil, a ello se suma la enorme demanda que genera en el centro de Lima el millón de personas que circulan a diario, nosotros tenemos algunas acciones de control y fiscalización permanente que no son suficientes, estamos impulsando un programa de trabajo con los vendedores ambulantes que no son delincuentes, son personas que trabajan aunque generan problemas de inseguridad.

–No solo son los ambulantes, en Wilson la prostitución parece que se ha salido de control, ¿por qué no logra poner orden en mas de un año de gestión?

–Allí la prioridad fue cerrar discotecas donde había trata de personas y prostitución de menores de edad. En cuanto a la prostitución, hay una negociación con las trabajadoras sexuales, en el mediano plazo deben formalizarse por un tema de salud pública y de derechos.

–¿Qué otras obras se vienen, ahora que la gestión ha tomado un reimpulso?

–El segundo gran programa al que vamos a darle prioridad se llama Barrio mío, la municipalidad atenderá a 17 zonas vulnerables de Lima. Ya se hicieron escaleras, ahora habrá  renovación urbana. Los otros temas serán el proyecto Río Verde y el túnel Santa Rosa que llegará a San Juan de Lurigancho.

–La alcaldesa esta subiendo en su popularidad, ha llegado a 25%, ¿está dando resultado el giro en la gestión o ya no tiene el mismo efecto la campaña en su contra?

–Los limeños y limeñas son exigentes pero también generosos, pese a haber recibido un bombardeo de ataques, la población empezó a mirar mejor lo que hace la alcaldesa. Creo que también ella y la gestión supimos enfocarnos mejor en temas importantes como la reforma del transporte. Estar en 25% no es una maravilla, hemos estado en 13%, eso implica que ha habido un viraje, la desaprobación no era una cuestión cerrada, está volviendo la confianza.

De regreso a su oficina, al teniente alcalde le pasan la voz dos personas. Él responde el saludo sin dejar de explicar que el color verde que se ha puesto en las escaleras que inaugura la municipalidad, parecido al de la chalina que fue el símbolo de Susana Villarán en las elecciones, no es proselitismo sino una elección de la gente.  Difícil de creer, sobre todo cuando sostiene que la confluencia ha llegado para quedarse.
 

Quiere la reelección de Susana

 

Hace poco la confluencia ratificó su acuerdo de mantenerse unidos en las próximas elecciones, ¿están pensando en que es posible la continuidad de la gestión?

Sí. La confluencia debe ampliarse, hacemos una convocatoria a sectores de izquierda, de centro e incluso liberales con los que tenemos coincidencias en temas políticos y sociales. Una confluencia de esa naturaleza es lo que Lima necesita en los próximos 20 años para enfrentar sus problemas más graves.

¿Eso significa que habrá reelección de la alcaldesa Susana Villarán?

Sería prematuro anunciarlo pero definitivamente la confluencia ha venido para quedarse, para fortalecerse. Creemos que Lima merece tener fuerzas políticas maduras que tenga una propuesta para la ciudad, que convoquen a los jóvenes. Estamos impulsado la inscripción de la confluencia en Lima para postular el 2014, ojalá con la reelección de la alcaldesa Villarán.

¿No le parece un exceso hablar de reelección cuando están saliendo de una revocatoria?

Tú me has preguntado.

La pregunta no sale de la nada, la confluencia se ha reunido y ha tomado un acuerdo en ese camino.
No hemos hablado todavía del 2014. La confluencia está acá para quedarse, tiene que seguir trabajando, fortaleciendo sus cuadros, es una experiencia que nos muestra que la unidad en sectores de izquierda es un valor importante que se debe cuidarse y trabajar.

Leave a Reply