Bendición de la Santa Cruz congregó ayer a cientos de fieles tacneños en procesión

Enith Hurtado.
Tacna.  

Decenas de fieles y alferados participaron ayer del día de “La Exaltación de la Santa Cruz”, que cada 3 de mayo organiza la Diócesis de Tacna y Moquegua. La actividad religiosa juntó ayer 136 cruces que llegaron desde los puntos más alejados de la región para la procesión y bendición de la Santa Cruz, brindada por tres o cuatro alferados, que guardan una gran devoción al símbolo del triunfo de Jesús sobre la muerte. 

La procesión de las cruces, que desde hace ocho años se convirtió en un acto tradicional, se inició en la avenida Bolognesi a la altura del Mercado Central. El recorrido hasta la Catedral de Tacna estuvo encabezado por el Obispo de la Diócesis de Tacna y Moquegua, Monseñor Marco Antonio Cortez Lara. 

Entre cánticos y rezos, los alferados y devotos confesaron que la Cruz que cada uno venera los  protege de enfermedades, los ayuda en su trabajo y les concede algunos deseos y milagros. En la misa de fiesta en honor a la Santa Cruz, Monseñor Marco Antonio Cortez, pidió a los alferados y devotos de las cruces no convertir en negocio un acto de fe y religiosidad. 

 “No debemos opacar la festividad religiosa con excesos. Esta actividad no es una fiesta folclórica, no es para los turistas o curiosos”, remarcó la autoridad eclesiástica. El año pasado, debido al exceso de licor y enfrentamientos, la Diócesis sancionó a los devotos de la Cruz de Huaylillas y les impidió celebraciones o fiestas.

Show Comments

No Responses Yet

Leave a Reply