Menu

Colombia dice no intenta rescate militar de periodista francés

Los Tejos

Por Luis Jaime Acosta

BOGOTA (Reuters) – Colombia no realiza ninguna operación militar para intentar rescatar a un periodista francés que desapareció herido en medio de un combate entre el Ejército y las FARC porque aún no tiene la certeza de que esté secuestrado, dijo el lunes el Ministro de Defensa.

El funcionario aseguró que aunque el Ejército mantiene operaciones en la zona en donde desapareció Roméo Langlois, si establece su paradero primero consultará con el Gobierno de Francia, que lo da por secuestrado, antes de intentar un rescate.

“Claro que hay operaciones, pero no estamos haciendo operación de rescate alguna porque no sabemos dónde está el periodista”, dijo el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón.

“En el momento en que así nos enteráramos, pues eso implicaría unas decisiones que hablaríamos de todas maneras con el Gobierno francés”, precisó.

Langlois, de 35 años, fue reportado como desaparecido desde el sábado por el Gobierno de Colombia después de que quedó atrapado en medio de un combate entre tropas del Ejército y rebeldes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en una zona selvática del departamento del Caquetá, en el sur del país.

Pinzón aseguró que los militares que acompañaban al periodista le dijeron que resultó herido en el brazo izquierdo y se despojó de un chaleco y un casco antes de avanzar al área en donde se encontraban los rebeldes.

El Gobierno de Francia lo dio como secuestrado el domingo y el lunes instó al grupo rebelde a que lo libere de inmediato y cumpla su palabra de poner fin al secuestro, delito que ha usado desde hace décadas como mecanismo de presión política y fuente de financiación.

El combate en medio del que desapareció Langlois, quien realizaba un documental para el canal France 24 sobre la lucha contra el narcotráfico en las selvas de sur de Colombia y quien reside en el país sudamericano desde hace 12 años, se registró cerca al municipio de Montañita, en el departamento de Caquetá, una región donde las FARC aún tienen una fuerte presencia.

En los enfrentamientos murieron tres militares, un policía y un guerrillero.

“Hemos señalado a las FARC que ellos son responsables por su vida”, dijo el lunes el ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Alain Juppé, quien pidió la inmediata liberación.

El funcionario recordó que el grupo rebelde se comprometió públicamente a finales de febrero a poner fin a los secuestros y sostuvo que esta era una oportunidad para demostrar el cumplimiento de ese anuncio.

FARC GUARDAN SILENCIO

Hasta el momento, las FARC -el grupo rebelde activo más antiguo de América Latina- no se ha reivindicado el secuestro del reportero.

Pinzón sostuvo que el secuestro es una hipótesis, pero que sólo lo reconocerá cuando se confirme.

“No descarto para nada ninguna hipótesis, incluida la que puede estar secuestrado, pero eso sólo lo afirmaré cuando así lo logremos comprobar”, aseguró el ministro de Defensa.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) se declaró preocupado por la suerte del reportero francés y anunció su disposición para facilitar su liberación en caso de que esté secuestrado por la guerrilla.

“Al Comité Internacional de la Cruz Roja le preocupa la suerte del periodista y en caso de que estuviera en poder del grupo armado, muestra su disponibilidad para facilitar cualquier proceso de liberación”, dijo a Reuters un funcionario del organismo humanitario.

El funcionario, quien pidió mantener su identidad en reserva, aseguró que hasta el momento el CICR no ha recibido ninguna llamada de las FARC confirmando que tiene en su poder a Langlois.

No es muy frecuente el secuestro de periodistas por parte de las FARC. En anteriores ocasiones, reporteros capturados por los rebeldes fueron dejados en libertad horas o días después.

El grupo guerrillero, considerado como una organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea, ha intensificado sus ataques en las últimas semanas, incluido al sector petrolero, como parte de una estrategia para demostrar su poder militar, según fuentes de seguridad y analistas.

Aunque han sido debilitadas por una ofensiva militar apoyada por Estados Unidos en la que han muertos varios de sus comandantes mientras que miles de combatientes desertaron, las FARC aún tienen capacidad de realizar ataques de gran impacto.

El Gobierno colombiano ha descartado la posibilidad de iniciar un diálogo de paz con la guerrilla hasta que liberen a todos los secuestrados, suspendan sus ataques y anuncien su disposición de deponer las armas.

Pero las FARC, acusadas de obtener millonarios recursos del narcotráfico, han rechazado las exigencias por considerarlas como una rendición.

Colombia es considerado uno de los mayores productores de cocaína a nivel mundial, con más de 300 toneladas métricas anuales, de acuerdo con fuentes de seguridad.

El último ciudadano francés en poder de las FARC fue la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, secuestrada en el 2002 y rescatada sana y salva por militares colombianos en el 2008. La política tiene doble nacionalidad.

Siete ciudadanos franceses permanecen como rehenes en el extranjero, incluyendo seis en la región africana del Sahel y de un oficial de inteligencia en Somalia.

(Reporte de Luis Jaime Acosta. Reporte adicional de John Irish en París, Editado por Juana Casas)

Reuters

Leave a Reply