Menu

Ni el Congreso de la República de salva de las estafas

Los Tejos

Nuevas y graves irregularidades envuelven al Congreso. Esta vez, los involucrados son los integrantes de la Mesa Directiva –que preside César Zumaeta–, quienes deberán explicar bajo qué criterios ese poder del Estado contrató por ocho millones 365 mil soles a la firma Podernet S.A.-Perú para que realizara la remodelación tecnológica del hemiciclo pese a no tener los requisitos mínimos indispensables, lo que ha derivado en la rescisión del contrato y le ha ocasionado un perjuicio económico al Parlamento.

Si bien Zumaeta trató ayer de curarse en salud, indicando –a través de una nota de prensa– que “no se ha entregado ningún adelanto monetario” a la empresa, que “se le demandará por daños y perjuicios” y que “se pedirá la intervención de la Contraloría”, lo cierto es que todo indica que en este caso ha habido negligencia del Congreso que, saltándose a la garrocha los procedimientos habituales para este tipo de operaciones, contrató sin licitación y en forma directa a Podernet S.A.

No se tomó en cuenta que –como consta en la Sunarp– la firma tiene un capital social de apenas US$1,000, por lo que difícilmente podría responder por un millonario contrato. Y, efectivamente, eso es lo que sucedió: Podernet S.A., que es sucursal de una compañía mexicana, no pudo cumplir con la presentación de la primera carta fianza de S/.836,500.

Lo indignante es que esto ha ocurrido cuando ya el Congreso desmontó el hemiciclo, armó uno nuevo en otro ambiente y ahora debe reponer el que inicialmente destruyó. ¿Cuánto costó y cuánto costará todo eso? Zumaeta le debe una explicación al país.

Leave a Reply