Menu

Las multinaciones y el desarrollo del Perú

Los Tejos

Dr. Hugo SALINAS – salinas_hugo@yahoo.com

“La agroexportación se ha convertido en uno de los rubros más dinámicos de las exportaciones totales del país […]. Durante los diez primeros meses del año la agroexportación ha alcanzado la suma de US$ 1,367 millones, lo cual representa un incremento de 29,8% con respecto a similar periodo del año 2005,” escribe un bloguer[i] de la Pontificia Universidad Católica del Perú. “Las agro exportaciones peruanas seguirán su crecimiento este año [2009], por lo que los envíos bordearían los US$ 2,400 millones,” agrega ADEX, la Asociación de Exportadores del Perú.[ii]

No es para menos, motivo por el cual, “los agroexportadores del Perú tuvieron una velada de reconocimientos ofrecida por el Ministerio de Agricultura […]. En la categoría “Innovación del trabajador o Equipo de Planta” el primer lugar fue para la empresa Danper Trujillo SAC. (3 junio 2010)[iii] Con ello se estaría ratificando la visión agroexportadora del Gobierno para sacar al país de su pobreza y desocupación. Pero veamos, en un caso concreto, lo que ocurre realmente. Tomemos como ejemplo a la tan promocionada exportación de alcachofas.

En su Revista Agraria, CEPES, el Centro Peruano de Estudios Sociales, puntualiza: “La alcachofa es uno de los productos agrícolas con mayor crecimiento exportador y productivo en el Perú”. En efecto, uno de sus cuadros muestra que entre los años 2000 y 2006, la participación de la alcachofa en las agroexportaciones totales pasa de 0.37% a 3.70%. Expresado esto en toneladas métricas, pasa de 4.6 mil a 116 mil[iv]; es decir, un crecimiento de 2,522%. ¡Más de dos mil quinientos por ciento en seis años! ¡Hay que felicitar a estas empresas, sus trabajadores y, por qué no, al Gobierno!

Pero calma chino, decía mi vecino. Piensa primero, ¿a quienes alimentamos? “Nuestra Alcachofa va a los Mercados de Estados Unidos (66%), España (14%), Francia (10%).”[v] Claro, alimentamos, a precios de regalo, a los países ricos. “Perú logró desplazar a España en las exportaciones de alcachofa en conserva hacia Estados Unidos, debido a sus precios más baratos y las mejores condiciones arancelarias, señaló la cooperativa española Alimer, una de las principales productoras de esta hortaliza en la región de Murcia (España).”[vi] ¿Y cómo logran estas empresas exportadores ofertar con precios más baratos que los españoles?

Comencemos por preguntarnos: ¿y cuánto pagan estas empresas a nuestros cholos? “En la sierra, la mayoría de trabajadores [en los cultivos de alcachofa] son eventuales, reciben un promedio de S./17 por jornal y carecen de beneficios básicos,” puntualiza CEPES en su artículo citado. Si incluyéramos los beneficios nos estaríamos lejos de lo que la ley manda. “El Ministerio de Trabajo, mediante Decreto Supremo 022-2007-TR, estableció como vigente [la] remuneración mínima vital para el trabajo agrícola en general el monto de S/. 643,80 mensuales (o su equivalente de S/.21,46 diarios, que incluye beneficios sociales). Así es, este cholo barato, en España, uno de los países europeos con más bajos salarios mínimos, le habría costado a los empresarios murcianos no menos de 4 mil soles mensuales.

¿Y cuáles son esas empresas exportadoras de alcachofas? “Las principales empresas del ramo [son la] Sociedad Agrícola Virú S.A., Camposol S.A. y Damper Trujillo S.A.C.,” nos vuelve a confirmar CEPES.

Veamos el caso de la empresa Camposol S.A. Vaya suerte que tiene esta empresa. Sus utilidades se más que doblaron entre 2008 y 2009, y “entre diciembre 2009 y mayo 2010 sus acciones subieron de 43.9%,”[vii], según informe de la misma empresa. Es muy probable que en el curso del año, sus accionistas doblen su inversión. El Perú es un paraíso.

¿Y de dónde son sus accionistas? Camposol S.A. es una subsidiaria de Camposol Holding PLC con sede en Oslo (Noruega). Sus accionistas mayoritarios en un 55% son Dyer-Coriat Holding S.L, Deutsche Bank AG y Andean Fisching LL, según información de la misma empresa. Todas, grandes multinacionales de los países del Norte.

Es decir, no solamente tienen a la mano cholos baratos sino que, también, se llevan el 100% de las utilidades a los países ricos. ¡Los pobres alimentan barato a los ricos y, encima, le regalan miles de millones de dólares! Vaya pueblo generoso que es el Perú.

Esto sucede exactamente igual en la gran minería, petróleo y gaz natural. Las multinacionales “engrasan” muy bien a funcionarios y dirigentes políticos, usan cholo barato para sus explotaciones (felizmente que ahora salen aunque enfermos  pero vivos de los socavones), se llevan el 100% de las inmensas utilidades que recogen, transportan todos los minerales de alto valor y, cuando se van, nos dejan solamente huecos en los cerros y planicies, muertos los campos de cultivo, el agua contaminada, caseríos fantasmas y nuevamente los cholos deambulando sin derrotero.

Así es como saldremos adelante con nuestros visionarios del TLC y de las exportaciones primarias, como elementos esenciales de nuestros planes de desarrollo. Es por eso, quizás, que los franceses dicen, en estos casos. ¡ça vaut un Pérou! (¡Vale un Perú!).

Caraz, 6 de junio del 2010

Leave a Reply